Ni con ayuda extraterrestre

Esta ñora quiere extender un aplauso muy grande a Jaime Maussan porque nos ayudó a que el mundo entero nos volviera a ver, claro fue para reírse de nosotros gracias a las “muestras médicas” de aliens que fue a llevar. Es que ni siquiera los fans más aguerridos de Alienígenas ancestrales pudieron evitar la carcajada.

Y menos mal que todos esos terrícolas que se ríen ahora de nosotros no se han enterado de otras cosas todavía más locas que pasan en México desde hace cinco años. La modalidad de inaugurar obras antes de que se concluya. Es una innovación muy linda, no se trata de ceremonia de poner la primera piedra, no, se trata de hacer faramalla antes de que la infraestructura sea funcional. Al aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya ahora se suma el Tren de Toluca a México que nomás está funcional y acabado como en el 40% de la vía y el norte no se queda atrás: el ya-me-dieron-ñáñaras-que-me-entamben-por-eso-ahora-quiero-que-me-nombren-senador-vitalicio junto Samuelito Fosfo Fosfo inauguraron el acueducto Cuchillo II al que le faltan seis meses para que lo terminen.

Pero volviendo a los aliens, esta ñora se dio cuenta de que a los pobrecitos les tocó llegar en un mal momento al país porque como todavía no se ha concretado el sistema de salud de Dinamarca, a los pobres los mandaron a una clínica privada a sacarles estudios de rayos X o algo así. Menos mal que Maussan sí tiene dinero para pagar, porque millones y millones de mexicanos cada día tienen que gastar más en el sector salud.

Y justo ese sector en el presupuesto para el año próximo parece que será un desastre peor y más complicado que la saga de películas de “Alien” (la que empezó con el octavo pasajero y que acabó cruzándose con la saga de Depredador). Primero hubo quien difundió que todo el sector tendría como la mitad del presupuesto que este año porque a la secretaría de Salud sí le recortaron a la más de la mitad de la lana. Pero es que se la pasaron a la cosa esa ya no el Seguro Popular, que nunca llegó a ser INSABI y que ahora se llama IMSS Bienestar.

Según leyó esta ñora, el IMSS Bienestar ni siquiera está totalmente concluido (¡le encanta a este gobierno andar a medias!) porque faltan reglas de operación y otros detalles…  detalles que seguro no van a completar porque, gracias a que no existen, pueden usar el dinero como quieran, aunque eso garantiza justamente el fracaso. Esta ñora explica con calma, uno de los reclamos que se hizo desde el principio al INSABI fue justamente el retraso en sacar las reglas de operación porque nadie sabía qué hacer o cómo iba a cubrir todo lo que se necesitaba. Eso dio mucho margen a la corrupción y por eso fue que lo mataron para que sea más difícil de rastrear su cochinero.

Con el IMSS Bienestar es probable que no se de fruto de la ineptitud, sino que ya es de diseño que se haga así para poder disponer de la lana para comprar votos o botes o yates o departamentos de lujo, dependiendo de quién y para qué lo desvíe. Hay que aprovechar el sexto año de Hidalgo de este gobierno.

En sus lecturas, esta ñora también se enteró de que al ISSSTE sí le bajan en términos reales el presupuesto, o sea, los burócratas recibirán todavía peores servicios que antes. Claro, en ese instituto ya había corrupción, pero parece que ahí los morenistas encargados fueron tan pero tan avorazados que medio los cacharon y algo se ha filtrado a la prensa.

De todas las cosas que esta ñora no entiende del gobierno del viajeré-de-nuevo-a-Barindaguato-para-explicarle-a-mis-amiguis-que-los-gringos-me-tomaron-por-sopresa-con-lo-de-Ovido-pero-que-nuestra-pinky-promise-sigue-en-pie, hay dos que siempre le han llamado la atención. La primera es que no viera lo transversal que son los servicios de salud para todos los mexicanos, o sea, que está padre tener muchas becas y pensiones, pero si se te van a en pagar una tomografía o los medicamentos mensuales para la diabetes, ¿de qué sirve? La segunda es el maltrato constante a los burócratas que empezó desde el día uno de su sexenio cuando presionaron a miles para renunciar sin pago de indemnización, la bajada de sueldos, las compran forzadas de los libros, de los cachitos para la rifa del avión (¡el que ya vendimos pero que todavía seguimos pagando!), los aguinaldos recortados y quién sabe cuánto le estén quitando bajita la mano.

Con todo esto, esta ñora piensa que Clau debería ir pensando en investigar cómo funciona el artefacto que los de la película Hombres de negro usaban para que los que habían visto extraterrestres perdieran la memoria de lo que había presenciado. Porque sólo así muchos pero muchos mexicanos podrían confiar en quien con un entusiasmo arrollador se vende como copia de lo hemos padecido cinco años. Hay algunos que no tienen remedio, votarán por ella aún sabiendo que sí estaremos peor con Clau porque no acabaron las obras que prometieron, pero sí se acabaron el presupuesto que tenían y nos están endeudando como en los ochenta.

Te puede interesar: El carisma no se hereda, pero la deuda sí

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Facebook: Yo Influyocomentarios@yoinfluyo.com

Compartir
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.