Urgen soluciones concretas para que nos entendamos mutuamente, porque es un tema que no se resolverá fácilmente.
Ojalá en ese coctel raro que es el Frente, haya sabiduría, paciencia y mucha valentía. Para bien de México.
Por lo que a mi toca, no me molesta que me digan viejo. Y sospecho que no soy el único. No me gusta que me digan joven solo para halagarme.
Por lo que a mi toca, no me molesta que me digan viejo. Y sospecho que no soy el único. No me gusta que me digan joven solo para halagarme.
Ojalá, por una vez en nuestra historia, tengamos candidatos de tan alta calidad que nuestro problema sea elegir entre tantas buenas propuestas.
Ojalá, por una vez en nuestra historia, tengamos candidatos de tan alta calidad que nuestro problema sea elegir entre tantas buenas propuestas.
En varias zonas de desastre, los afectados ponen mantas diciendo: “No queremos financiamiento, queremos apoyo”.
¿Cómo podemos esperar un gran entusiasmo cuando los propuestos como precandidatos, sean independientes o partidistas, no muestran signos de que nos ofrezcan algo fundamentalmente mejor?
El procedimiento ha sido visto como muy ineficiente por culpa de una aplicación para registrar firmas, misma que no ha sido de lo más fácil de usar y por otro lado el número de firmas que hay que recabar, que se ve como excesivo.
Necesitamos otro modo de pensar. Recuperar el poder del ciudadano y darles a nuestros mandatarios instrucciones precisas sobre los resultados que queremos.
Si logramos, como sociedad civil, acostumbramos a debatir y a valorar las argumentaciones que se nos presentan, seguramente tendremos gobernantes y representantes más presentables.
Dar salarios dignos es un asunto de justicia, pero sin tener el soporte adecuado los salarios no serían sostenibles.
Es una lucha de constancia, de no distraernos con facilidad, de no dejar de tener claro que muchos tratan de ver por ellos mismos y no por la nación.