El bicentenario de la Independencia

No fue en 2010 sino que es en este año de 2021 cuando en verdad celebramos el Bicentenario de la Independencia.



Aunque muchos se empeñen en negarlo, porque en el fondo les cuesta reconocerlo, la fecha exacta en la cual se realizó la Independencia de México fue el 27 de septiembre de 1821 y tal proeza fue posible gracias a un valiente militar que era al mismo tiempo un genio de la diplomacia: Agustín de Iturbide.

Por lo tanto, no fue en 2010 sino que es en este año de 2021 cuando en verdad celebramos el Bicentenario de la Independencia.

Hace once años mucho se habló también del Bicentenario, pero la verdad histórica nos dice que en aquella ocasión lo que en realidad se estaba celebrando eran doscientos años de que el cura don Miguel Hidalgo y Costilla diera el Grito de Dolores.

Sin embargo, ni Hidalgo consiguió la Independencia ni tampoco esta fue posible gracias a un Morelos que era un estratega militar de altos vuelos.

El único indiscutible autor de la Independencia fue, repetimos, Agustín de Iturbide, un criollo nacido en Valladolid (hoy Morelia) que por ser hijo de españoles amaba por igual a la España de allende los mares que a la Nueva España que le había visto nacer.

En un principio, Iturbide combatió a los insurgentes debido a que rechazaba los métodos crueles que estos ponían en práctica.

Sin embargo, en cuanto se le presentó la primera oportunidad, hizo hasta lo imposible por conseguir pacíficamente una Independencia por la cual suspiraban los nobles habitantes de estas tierras.

Iturbide consigue la Independencia el 27 de septiembre de 1821; repetimos, esa y no otra es la verdadera fecha en la que pasamos a ser una nación libre y soberana.

Cuando aquel 27 de septiembre de 1821, Iturbide logra la Independencia, el nuevo estado poseía una gran extensión territorial que superaba con mucho al imperio de Austria-Hungría que era una de las grandes potencias europeas.

Debido a que el México que nacía era hispánico y católico, todo hacía suponer que habría de convertirse en el líder natural de todos los pueblos hermanos que anteriormente habían formado parte del imperio español.

Es entonces cuando quienes habitaban la Casa Blanca, allá en Washington, se alarmaron al ver la amenaza que de improviso se les presentaba.

Una amenaza que frustraría las ambiciones de unos políticos ambiciosos cuya principal característica era la de ser anglo protestantes.

Fue por eso que empezaron a mover todos los hilos de la intriga y no pararon hasta que Iturbide fue derrocado, desterrado y fusilado.

De este modo, los intereses anglo protestantes de la nación vecina quedaron a salvo; en cambio fue a partir de ese momento cuando el águila mexicana perdió sus alas.

Esa es otra historia de la cual nos ocuparemos con mayor detalle en otra ocasión.

Aquí lo importante es recalcar que fue el 27 de septiembre de 1821 y no el 15 de septiembre de 1810 cuando México alcanzó la Independencia.

Una Independencia cuyo único autor fue Agustín de Iturbide y no personajes como Hidalgo, Morelos, Mina o Guerrero que solamente causaron muerte y desolación.

Así pues, en este 2021 estamos celebrando doscientos años de vida independiente. En aquella ocasión, el Libertador pronunció la siguiente frase: “Ya sabéis el modo de ser libres, a vosotros toca señalar el de ser felices”

Desgraciadamente, no hemos podido ser felices y en cuanto a la libertad que creemos tener deja mucho que desear.


Te puede interesar: El platillo del libertador

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.