Imprimir esta página

¿Qué pasó realmente en 2018?

Un antiguo régimen se fue desmoronando a base de luchadores por la democracia que fueron fundando instituciones autónomas como el INE que se encargó de velar por el respeto al voto popular.



Quien tenga la paciencia de soportar todos los días la verborrea de las mañaneras -si acaso es de pocas luces- saldrá convencido de que AMLO es el crítico más feroz que se ha enfrentado con el antiguo régimen.

Un antiguo régimen (no está por demás recordarlo) que ya no existe, que es un maloliente cadáver insepulto y que atacarlo es algo así como aquella frase según la cual “a moro muerto, gran lanzada”.

Un antiguo régimen que se fue desmoronando a base de luchadores por la democracia que fueron fundando instituciones autónomas como el INE (Instituto Nacional Electoral) que se encargó de velar por el respeto al voto popular.

El caso fue que, en 2018, el viejo sistema, al ver como un candidato externo (José Antonio Meade) no le garantizaba la supervivencia y como el del PAN (Ricardo Anaya) resultaba sumamente peligroso, decidió abrirle las puertas al “hijo pródigo”, en este caso a un Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que había dado sus primeros pasos militando dentro del PRI.

Fue así que se vieron cosas increíbles como el que las bases priistas apoyasen y votasen por Morena o que gobernadores como los de Oaxaca y el Estado de México brindasen todo su apoyo a dicho partido.

¿Qué pretendía los náufragos del viejo sistema al actuar de esa manera? ¿Acaso habían perdido la razón?

Esto lo explica a las mil maravillas Roger Bartra, un antiguo militante de la izquierda más radical quien -después de estudiar la realidad sociológica- fue evolucionando hasta aterrizar en el campo de la socialdemocracia.

Un intelectual que, fruto de sus reflexiones, ha llegado a la conclusión de que las tesis populistas no funcionan lo cual le ha ganado la antipatía de un AMLO que no ha dudado en atacarlo desde el mismísimo Palacio Nacional.

Roger Bartra acaba de publicar su último libro, Regreso a la jaula, en el que sostiene la tesis de que AMLO es cualquier cosa menos un revolucionario de izquierda.

Según Bartra, el presidente no busca la transformación del país para imponer la dictadura del proletariado, sino más bien el regreso a los tiempos aquellos en que el PRI había impuesto una dictadura de partido.

Según AMLO, se está llevando a cabo la Cuarta Transformación (la 4 T) y esto en parte es verdad solo que lo único que cambia es el nombre del partido que sostuvo al viejo sistema durante tantos años. Un partido que anteriormente tuvo tres nombres: PNR con Calles, en 1929; PRM, con Cárdenas, en 1938 y, finalmente, PRI con Miguel Alemán, en 1946.

Así pues, esta Cuarta Transformación consistiría en darle un nuevo nombre al partido que no es otro más que el de Morena.

Eso explica que el libro de Roger Bartra se titule Regreso a la jaula puesto que lo que AMLO realmente se propone es volver a meter a todo el pueblo dentro de la misma jaula en que vivió encerrado durante más de setenta años.

Esa es la explicación por la cual Peña Nieto y agonizantes que lo rodeaban, antes que perderlo todo, llegaron a un acuerdo con las mafias secretas y fue así que le entregaron el poder a un sujeto que les garantizaba volver a los tiempos de antaño.

Eso explica el que antiguos militantes del PRI, como un Manuel Bartlett -responsable del fraude de 1988- tenga en la actualidad un puesto destacado.

Ahora bien, complementando la tesis del socialdemócrata Roger Bartra, nos encontramos con el libro de todo un experto en la transición democrática.

Nos referimos al maestro don José Miguel Guevara Torres, quien no solamente vivió, sino que, dentro de la sociedad civil, fue protagonista del cambio que culminó con el triunfo de Vicente Fox en julio de 2000.

Fruto de una vida entregada a la política es un libro que deberían leer todos aquellos que se interesen por el futuro de nuestro país: Democracia y rumbo, editado por MENSAJE HUMANÍSTICO dentro de la serie BIEN COMÚN.

Quien juzgue solamente apoyándose en las apariencias, creerá que, al atacar con tanta furia al antiguo régimen, AMLO es un enemigo declarado de aquellos políticos corruptos y, por ende, un hombre en el cual podemos confiar para imponer un nuevo sistema basado en la Justicia.

Es aquel donde el maestro José Miguel Guevara Torres nos saca de dudas al presentar el siguiente razonamiento: “El discurso, las palabras, podrían hacer pensar que el nuevo régimen está retando a la familia revolucionaria, sin embargo, sabemos que los hechos son superiores a las razones. ¿Por qué el actual gobierno hace fuertes declaraciones de tener pruebas de corrupción en los gobiernos anteriores a los más altos cargos y no procede conforme a la Ley? ¿Puede obsequiar privilegios y perdonar graves delitos que han lesionado al país? ¿Se llegó a un acuerdo para permitir un triunfo?”. (Democracia y rumbo. Páginas 102 y 103)

Muy importante la última pregunta que se hace el maestro Guevara Torres; ¿Se llegó a un acuerdo para permitir el triunfo?

Hay que pensar muy bien la respuesta porque la misma explica que no se haya encarcelado a importantes personajes del sexenio anterior, exceptuando a Rosario Robles quien, si está tras las rejas, es debido a una venganza personal.

 

Te puede interesar: Otra vez los libros de texto

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.