Pemex: a oscuras me da miedo…

Si el presidente no sabe de economía, que se asesore de la gente de su equipo que sí tiene la formación y el conocimiento. Bien puede empezar por hacer de la democracia un estilo de hacer las cosas desde Palacio Nacional.


Petróleo


Para el dossier

Es clara la tendencia de cada una de las realizaciones del presidente mexicano: Se trata de imponer –así, de hacerlo en forma obligatoria para el país– la agenda del Foro de Sao Paulo, hoy Grupo de Puebla.

Visto así, el desmantelamiento de las empresas privadas, la destrucción de todos los organismos intermedios de la sociedad; el control absoluto de ese galimatías kafkiano entregado a la CNTE para que eduquen a los niños y las niñas de este país; la irreductible postura presidencial –contra toda lógica– de continuar con el Aeropuerto Militar –que no civil– de Santa Lucía, o el Chu-Chu Maya y la inexplicable refinería de Dos Bocas, nos permiten deducir que la postura ideológica es que, como dice Ferriz de Con, el presidente López encabece y sea el protohombre del eje socialista bolivariano en Latinoamérica, con conexiones hasta China.

Sólo existe la propia realidad

El mandatario sigue hablando dos horas diarias, para escucharse a sí. La lógica a contracorriente, deja de ser una entelequia, cuando se deducen las intenciones de un populismo marxista y totalitario, a la mexicana.

Es el tema de la defunción del petróleo en este país y la muerte súbita de Pemex, cosa no vista por el presidente ni por su equipo de floreros sin aguinaldo, que no se atreven a decirle que lo que hace está equivocado.

Ya no hay demanda de combustible. Es importante tener presente que, al menos 49 buques cargados con 245 mil barriles de petróleo permanecen varados en los puertos de México por la crisis petrolera, de acuerdo con la nota de Raúl Durán en //www.debate.com.mx/estados.

Los inventarios se encuentran hasta el tope, y el presidente de México quiere producir más gasolina, como si esa decisión pudiera salvar a la empresa más endeudada e improductiva del planeta. El Covid-19 acabó con la demanda.

Ya contamos como bonos basura y el mandatario tabasqueño ofrece “no malbaratar” el petróleo en el extranjero, como si todos los países hicieran antesala para comprarnos el hidrocarburo.

La economía va en caída libre y la capacidad de almacenamiento del país está prácticamente saturada, pero el macuspano quiere producir un millón durante mayo.

El poder de la autoescucha

¿Si se producen más gasolina y se deja de comprar al extranjero, eso resuelve la crisis económica, por el desplome de los precios del petróleo? Al escribano le parece dudoso, en especial, porque uno de nuestros clientes, Estados Unidos, tienen sus espacios hasta el tope.

Y por si fuera poco, con datos de la secretaria Nahle, la demanda nacional de gasolina, se desplomó en 96 mil barriles diarios (12%), tras ingresar a la fase 2. Mis adorables lectoras y gentiles lectores destacan que, adicionalmente, los gasolineros registraron una caída del 60 por ciento en sus ventas como bienvenida a la fase 3.

Lo que no ve

De acuerdo con la firma Rystad Energy, la demanda mundial de combustibles para los siguientes 12 meses, se reducirá en 4.6 millones de barriles… y nosotros, produciendo más petróleo que a nadie le interés comprar. John Padilla de IPD Latin America, comentó recientemente –de acuerdo con la información que señalamos– que, refinar 400 mil barriles “suena excelente”. La duda es que Pemex pueda refinar más crudo y haya espacio suficiente para almacenar.

Un botón de prueba: Pemex produjo 123 mil 400 barriles diarios. Sólo vendió 42 mil.

Hoy, se requiere en el país, un líder visionario, que gobierne para todos; que deje de lado los intereses ideológicos, que deje de dividir a los mexicanos y que, si no sabe de economía, que se asesore de la gente de su equipo que sí tiene la formación y el conocimiento. Bien puede empezar por hacer de la democracia un estilo de hacer las cosas desde Palacio Nacional.

Con estas cifras de Pemex, tan oscuras, confusas y cuchareadas, de verdad que da miedo.

 

Te puede interesar: Lucha de clases: la necedad presidencial

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.