La honestidad

La honestidad puede entenderse como el respeto a la verdad en relación con el mundo, los hechos y las personas, incluyéndonos.


Congruencia y honestidad


Por eso en nuestros días es tan importante educar a nuestros hijos en esta virtud, así que aquí les dejo 5Tips para lograrlo.

PRIMERO. Enseña a tus hijos a pensar antes de actuar.

Con esto los estamos acostumbrando a reflexionar y a que vean qué es lo que más conviene a cada situación.

Cuando mis hijos explotan por alguna situación injusta principalmente, los hago que cuenten hasta 10 y les pido que me digan por qué están enojados. De esta forma vuelven objetivo su enojo y por lo mismo pueden dar una respuesta adecuada a cada situación.

SEGUNDO. La verdad ante todo.

Esto es muy importante porque a veces hasta a nosotros mismos se nos olvida. ¿Por qué digo esto? Bueno pensemos, ¿cuántas veces no les hemos dicho a nuestros hijos que contesten el teléfono y digan que no estamos?

Debemos tener claro que no existen las mentiras piadosas, al final de cuentas, son mentiras y eso debemos transmitirlo a nuestros hijos.

TERCERO. Debemos ser coherentes siempre.

¿Qué significa esto?, que debemos actuar conforme a lo que pensamos y lo que decimos.

No podemos decirles a nuestros hijos que robar es malo si cuando vamos al súper o al mercado pasamos por la zona de frutas y verduras y tomamos fruta, la comemos y no la pagamos; porque el ejemplo es más fuerte que las palabras.

Con mis hijos procuro que si tienen que hacer algún trabajo sobre un tema con el que no están de acuerdo o no les gusta hagan el trabajo objetivo y al final den su opinión conforme a lo que piensan.

CUARTO. Aprendamos de los errores.

Si acostumbramos a nuestros hijos a ganar siempre, o a que ellos siempre tienen la razón, a la larga se convertirán en personas deshonestas porque no les importará lo que tengan que hacer para tener la razón y obtener todo lo que quieren, cuando quieren.

Enseñar a los hijos a que todos cometemos errores es muy formativo y, sobre todo, que de ellos podemos aprender y corregir para mejorar.

Con mis hijos hacemos la reflexión de qué es lo que estuvo mal y cómo lo podemos corregir la próxima vez.

Y QUINTO. Cumple tus promesas.

Como lo hemos dicho la mejor forma de educar es con el ejemplo. Así que cuando cumplimos lo que les prometemos a nuestros hijos les estamos dando una lección sobre honestidad.

Por eso es importante pensar antes de prometer castigos. Estos deben ser de acuerdo con la falta y a la edad de nuestros hijos y al final deben ser cumplidos.

Y que decir de los premios, si prometemos un premio debemos otorgarlo si nuestros hijos cumplen la meta que les pusimos.

Debemos recordar que los hijos aprenden de nosotros y nuestras actitudes así que son nuestro reflejo.

¿Qué clase de hijos queremos tener? Pues esa clase de padres debemos ser.


Te puede interesar: Depresión, mal silencioso de nuestro tiempo

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.