Ser mamá en tiempos modernos

La oración nos permite también tener paz interior y un espíritu fuerte, férreo, templado, capaz de sobrellevar, de la mano de Dios, los imprevistos y las vicisitudes que la vida cotidiana nos presenta.



Para ser mamá es necesario tener una gran entrega, organización, disciplina, capacidad de solucionar imprevistos, tolerancia a la frustración, adaptabilidad, tener nervios de acero, saber administrar el tiempo, cuidar los detalles, una paciencia infinita y sobre todo, saber subirse al carro de la tecnología para usarla como aliada y no como enemiga, además de una gran ternura, delicadeza de trato, capacidad de entrega y sacrificio y sobre todo un amor infinito por nuestros hijos.

Es por esto que la sociedad nos presenta el ser mamá como misión imposible, solo para mujeres muy valientes. Yo creo que cuando Dios te concede el don de tener hijos es porque antes ya te dio las virtudes y capacidades que necesitas para lograr cumplir esta gran misión.

No niego que también respeta nuestra libertad y que deja en nuestras manos saber usar estas capacidades para educar a nuestros hijos y sacar adelante a nuestra familia lo mejor posible, dependiendo de las circunstancias y de las necesidades que van surgiendo con el correr de la vida.

Hoy te quiero compartir mis 5Tips para ser mamá en estos tiempos modernos que nos ha tocado vivir.

PRIMERO. Actualízate en cuanto a la tecnología.
Debemos dejar de ver a la tecnología como un enemigo, por el contrario debemos verla como un aliado, ya que en la actualidad existen muchas herramientas y aplicaciones que nos ayudarán mucho en la organización de la casa, de la agenda y tiempo de la familia, para hacer la lista del súper y pagar los servicios, para agendar proyectos y así mantener la casa en orden, etc.
Solo es cuestión de que nos demos un tiempo para conocer un poco estas herramientas y que tratemos de adaptarlas a nuestras necesidades. Se trata de que nos hagan la vida más sencilla y que nos eviten olvidos y dolores de cabeza.

Antes se pensaba que la tecnología estaba alejada de nosotros o que era inaccesible por los costos, pero ahora está al alcance de nuestra mano ya que casi todos los celulares tienen capacidad de recibir estas herramientas.

En cuanto a los aparatos que nos ayudan en casa, debemos buscar los que cuesten menos y que nos ayuden más, sin importar la marca o si salen en la TV o no.

Lo más importante es tener aliados para que la vida familiar y personal sea más sencilla y así vivamos más tranquilas y felices. Recuerda que no todo lo que brilla es oro, así que no te dejes llevar solo por lo que ves o escuchas de la tecnología, es necesario comprobar su eficacia de manera presencial antes de adquirirla.

SEGUNDO. Organiza tu tiempo y el de tu familia.
Yo creo que esto es la base del éxito actualmente porque la vida va regresando a la normalidad y esto nos hace correr y correr, pues el tráfico cada vez está más cargado, las actividades cada vez son más y el tiempo alcanza para menos.

Es por esto que se vuelve de vital importancia organizarnos muy bien para hacer más en menos tiempo.

Organiza rutas de actividades para que los traslados sean más productivos, debemos aprovechar cada salida para hacer lo más posible.

Tengamos en cuenta lo que nuestra familia necesita de nosotras para que adaptemos nuestros tiempos y logremos hacer todo con el mejor humor posible.
Una agenda, ya sea física o electrónica, nos será de mucha utilidad. También sirven mucho los planificadores que puedes poner en la pared para que todos vean las actividades de la semana o del mes, así podrán poner también las suyas y lograremos organizarnos mejor.

Es necesario incluir tiempos para cada tarea que tengamos, casa, coche, compras, pagos, servicios, salud, etc.

TERCERO. Deja espacios para ti.
Cuando mamá está agobiada, la familia entera está agobiada, es por esto que debemos reservar un tiempo para nosotras, para ejercitarnos, para descansar, para salir con las amigas por un café o a caminar.

Es de vital importancia tener espacios para nosotras que nos ayuden a procesar el estrés que la vida cotidiana nos genera y así poder estar de buen humor el resto del día o la semana.

Busquemos alguna actividad recreativa, que no genere un gran gasto pero que nos mantenga ocupadas y nos haga felices.

CUARTO. Busca lo más práctico.
A veces nos complicamos mucho la vida pensando en que debemos hacerlo todo perfecto, pero la mayoría de las veces lo perfecto es enemigo de lo oportuno, es por esto que debemos buscar hacer lo mejor posible ayudándonos de lo más práctico.

Y esto lo podemos aplicar para todo, para los procesos que realizamos día con día, para las cosas extraordinarias, para los eventos especiales, para todo.

Busquemos hacer comida práctica y rica, busquemos procesar la ropa de la familia de la forma más practica y sencilla, aunque no sea la forma convencional, busquemos hacer los pagos de los servicios de forma electrónica pues es más práctico y nos ahorra tiempo, etc.

La época que vivimos requiere de procesos prácticos y efectivos.

Y QUINTO. Ten una vida de oración intensa.
Como podemos ver, ser mamá sí es una tarea difícil ya que requiere de nosotras, entrega de tiempo completo, poner en esta empresa nuestros cinco sentidos y más, requiere de nuestra ternura y afecto total por lo que hacemos y por nuestra familia, requiere de sacrificio y donación amorosa y por esto es necesario tener un sustento, una base, un alimento que nos sostenga y solo puede ser Dios.

La vida de oración nos permite estar en comunicación con Él y así saber discernir por dónde quiere que llevemos nuestra vida personal y familiar. La oración nos permite también tener paz interior y un espíritu fuerte, férreo, templado, capaz de sobrellevar, de la mano de Dios, los imprevistos y las vicisitudes que la vida cotidiana nos presenta.

Debo decir que tenemos una gran aliada en esto de ser mamá, la Santísima Virgen María, que también es mamá y que nos comparte sus virtudes para que nosotras las imitemos.

En ella también tenemos a una gran intercesora y medianera de gracias, acudamos a ella en la oración para que interceda ante su Divino Hijo y nos permita ser buenas mamás, para que podamos educar a los hijos que nos ha concedido como peregrinos de este mundo, pero como ciudadanos del cielo.

Muchas felicidades a todas las mujeres que son mamás, a esas valientes que, de forma alegre y desinteresada, cumplen con la misión imposible que la sociedad dice que es SER MAMÁ.


Te puede interesar: Después de las vacaciones, vuelve a la vida cotidiana

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.