Vacaciones en casa, ¿qué podemos hacer con nuestros hijos?

Por eso hoy te quiero compartir mis 5Tips para hacer que estas vacaciones con nuestros hijos sean únicas y muy especiales.



PRIMERO. Relaja la rutina, pero no la sueltes.
Es verdad que si pensamos en vacaciones, lo primero que se nos viene a la cabeza es descanso, pero es importante que no soltemos la rutina de nuestros hijos por completo y que puedan hacer lo que quieran.

Esto es muy dañino porque en unos días tendremos que volver a meterlos en esta rutina y nos costará mucho trabajo.

Si mantenemos los ejes principales, como son las comidas, nos pueden ser muy útiles para no perdernos en el día, pero el resto del día lo podemos organizar de forma distinta.

Es lógico que las actividades durante las vacaciones sean distintas, es por esto que debemos ser flexibles con nuestro horario para no vivir estresados, pero tratar de tener actividades ancla que nos den seguridad y mantengan la estabilidad.

Otro punto importante es la hora de despertar y de dormir porque puede volverse un caos si no les ponemos límite. Está bien que se despierten más tarde y que podamos dejarlos dormir un poco más tarde, dependiendo de la edad de nuestros hijos, pero no podemos dejarlos cambiar por completo su horario, ya que un mes es suficiente para acostumbrarse y al finalizar las vacaciones, les costará mucho trabajo retomar los buenos hábitos en cuanto al dormir y despertar.

Esto no quiere decir que si algún día quieren dormir un poco más de lo normal, puedan hacerlo o que si algún día organizan ver películas y terminan casi a media noche lo podamos hacer, pero de forma extraordinaria, sobre todo si tenemos niños pequeños en casa.

SEGUNDO. Implementa una rutina diaria de ejercicios divertidos.
Es muy bueno que ahora que no deben estar pegados nuestros hijos a la computadora, organicemos paseos por los diferentes parques que tenemos cerca de casa. Esto no implica un gasto mayor y si podemos invertir este tiempo para que nuestros hijos corran al aire libre y se puedan desestresar.

Dependiendo de las condiciones de cada lugar, pueden organizarse para saltar la cuerda, jugar un partido de fútbol o basquet entre hermanos o simplemente organizar carrerillas y correr alrededor del parque y ver quién lo hace en menos tiempo.

Estas actividades son muy importantes para nuestros hijos y debemos tener en cuenta que debido a que estudian en casa, se han descuidado un poco, pero en las vacaciones podemos activarlos y organizar en nuestro horario familiar, un tiempo especial para las caminatas diarias o para ir una hora al día al parque.

TERCERO. Organiza torneos familiares de juegos de mesa y de videojuegos.
Otro aspecto importante es la sana convivencia familiar y esto lo podemos trabajar con los muy útiles juegos de mesa que, seguramente, tenemos arrumbados en el fondo del librero, pero que podemos desempolvar para tener algunas horas de esparcimiento y sana diversión.

Sé que muchos de nuestros hogares no son muy grandes y que esto no nos permite tener gran repertorio de juegos de mesa, por lo que de pronto se pueden aburrir de jugar lo mismo siempre, es por esto que podemos echar mano de los videojuegos pero de forma controlada y programada.

Los torneos familiares ayudan mucho a que sepan convivir entre todos, que aprendan a tener tolerancia a la frustración si pierden, que sepan ser humildes y no alardear si ganan y a pasar horas de diversión sin gastar mucho y sobre todo, distrayéndose de las actividades cotidianas.

Un torneo implica que habrá varias manos del juego y esto nos da también estabilidad, ya que podemos programar una hora en especial para dedicarla a esa actividad en particular cada día de la semana. Así los días se pasarán más rápido, si mantenemos a nuestros hijos ocupados.

CUARTO. Hagan cosas divertidas en la cocina.
Otro recurso muy bueno y que poco podemos hacer durante las clases es que nuestros hijos aprendan a cocinar o que nos ayuden a preparar la comida porque siempre andamos corriendo y todo debe quedar rápidamente.

En las vacaciones, podemos darnos tiempo para hornear galletas o hacer pastelillos y después pedirles a nuestros hijos que nos ayuden a decorarlos.

Con mis hijos y sobrinos hemos pasado grandes momentos, muy divertidos, horneando galletas y luego decorándolas con glaseados, fondant, royal icing, etc.

También es formativo y podemos practicar lo de las medidas y conversiones por aquello de que tenemos que poner un cuarto de taza de algo, dos tazas de otra cosa, una cucharadita de algo más y así, al cabo de un tiempo, con paciencia, tendremos el pastel o los cupcakes listos para decorar y luego para comerlos.

Recuerda que siempre deben estar supervisados por nosotros o por un adulto responsable para que esta actividad sea sana y divertida.

Y QUINTO. Las manualidades siempre deben estar consideradas.
Claro, porque pueden darles a nuestros hijos horas y horas de entretenimiento. Pueden ir desde hacer pulseras con cuentas de plástico para los niños que no son tan pequeños como armar rompecabezas, pintar cerámica, hacer cualquier cosa con material reciclado, etc.

Es muy formativo que si empiezan algo se den el tiempo para terminarlo antes de comenzar lo siguiente, pero las vacaciones son el tiempo propicio para hacer todo eso que las clases no les han dejado por falta de tiempo.

Podemos dejarlos hacer proyectos divertidos, experimentos sencillos, pintar un gran cuadro con pinturas de dedos o con acuarelas.

Otra cosa que también puede ser muy divertida es que inventen instrumentos musicales o que los construyan con materiales de desecho como son las cajas y botellas de pet. Una de mis hijas hizo una batería genial, que si suena muy parecido a una real, con cajas, botes viejos, botellas de pet de distintos tamaños y para los platillos uso un pandero viejo que nadie le hacía caso.

El límite es su creatividad y que todas estas actividades las tengamos previstas y organizadas, dándoles el tiempo necesario para que se puedan realizar desde su inicio hasta su terminación y además que les dé tiempo de recoger lo que usaron y dejar limpio el lugar de trabajo.

Es importante que ayudemos a nuestros hijos para que en estas vacaciones híbridas que están viviendo, puedan descansar y a la vez pasar horas de sana diversión en casa y todos juntos en familia.

 

Te puede interesar: El deporte es importante para nuestros hijos

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.