La pasión por el ideal ha muerto

La importancia de fomentar el amor al libro se ha perdido mucho bajo la comodidad de simplemente buscar respuestas rápidas en esas aplicaciones que todos tenemos a disposición por medio del internet.


Ejemplos a seguir


“La pasión por el ideal ha muerto. Se le ha dejado desfallecer primero, se le ha abandonado después y ha acabado por morirse”.

Esto explica el desdén con que por todas partes se ve lo grande y lo noble y el encogimiento de hombros con que todos saludan programas y banderas. Pero lo más grave es que nuestra juventud carece de ideal desde hace mucho tiempo; no ha habido quien la arroje en la hoguera donde se encienden las altas y recias pasiones... Nuestra juventud no ha tenido, no tiene desde hace mucho tiempo ni maestros ni abanderados.

Y es necesario empezar por echar en la mano de cada joven que parte o que ya se ha incorporado a la caravana de los que marchan, el pan con que se nutre, se fortalece y se alimenta la vida del espíritu; Ideal, ensueño, ilusión alta y noble, gallardía, generosidad, arrojo, audacia, osadía ante los fuertes, para que sigan adelante sin desfallecimientos y sin titubeos. Por ahora habrá que acercarse a la juventud para decirle al oído que antes de emprender su jornada o aunque ya se haya dado a la vela, necesita proveerse y poner al lado del pan para el cuerpo, el pan del espíritu y que entre otras cosas busque ansiosamente, como medio suficientemente eficaz para nutrirse y saciarse de ideal, el libro.

El libro es uno de los más fuertes y ricos alimentos del espíritu. Si desde hoy empieza nuestra juventud por rechazar la vieja costumbre de echarse andar por el camino de la vida sin más provisiones que el pan para el cuerpo y logra sentir vivamente la preocupación de proveerse de pan para el espíritu y acude al libro, se entienda libro de exuberante vitalidad, que despierta, que eleva, purifica y llena de oxígeno el ánima, habrá en la vanguardia de todas las caravanas una crecida legión de juventud que, a pesar de las decepciones, de todos los descalabros y de todos los desastres, lleve siempre vuelta la cara hacia el porvenir y logre clavar en las alturas la bandera de la victoria de su gallardía y de su atrevimiento.

He iniciado este artículo con las palabras del maestro Anacleto González Flores, que fue un verdadero líder y motivador de las juventudes, hacia causas nobles, en favor de la libertad y del desarrollo tanto humano y espiritual como económico para hacer de este país una nación de auténtico progreso en un momento dramático de nuestra historia como fue durante el gobierno del presidente Calles.

Parte de la grave crisis que estamos viviendo, es la falta de formación de espíritus verdaderamente idealistas, que consagren todas sus energías y su trabajo más allá de los puros intereses personales, de tal manera que independientemente del lugar donde se encuentren, ya sea formando parte del gobierno, de la iniciativa privada, de actividades educativas, en el sector salud, en el productivo, en el campo, en la misma familia, trabajen con un auténtico espíritu de generosidad, en el que no haya cabida para la corrupción, la injusticia, la ineficacia, la mentira, y todas esas actitudes negativas que nos están llevando a una situación dramática, de la cual solamente podremos salir con una sociedad formada por verdaderos ciudadanos que trabajen unidos por un ideal que vaya más allá que el sólo interés por cuestiones materiales.

El artículo anterior señala también la importancia de fomentar el amor el libro, que actualmente se ha perdido mucho bajo en la comodidad de simplemente buscar respuestas rápidas en esas aplicaciones que todos tenemos a disposición por medio del internet.

Si bien es importante trabajar en las soluciones a corto plazo, también es muy importante revisar lo que estamos haciendo en cuestiones de formación y educación para el largo plazo, y tal vez amerite una revisión muy profunda en la forma de educar, no sólo en las instituciones profesionales, sino en el mismo ambiente familiar.


Te puede interesar: La apatía de la juventud

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.