La libertad amenazada en el mundo de las libertades

Hoy, muchos grupos que se dicen vulnerables, pero que en realidad son muy poderosos.


Libertad aparente


Vivimos en una época sin precedentes en cuanto a lo que se habla de la libertad, desde luego avalado esto por un avance de la tecnología que pone al alcance de millones la posibilidad de expresarse por medios electrónicos y llegar prácticamente a cualquier lugar del planeta en cualquier instante.

Hay multitud de organizaciones de tipo político, social, y económico que trabajan por difundir la libertad de pensamiento y de expresión, y sin embargo, contradictoriamente, muchos de estos mismos grupos al mismo tiempo y en un contrasentido difícil de explicar, tratan de limitar las expresiones de lo que podríamos decir es en este mundo moderno políticamente incorrecto.

Benedicto XVI hablaba de una perspectiva muy interesante a la que llamó “la dictadura del relativismo”, situación bajo la cual no se pueden defender verdades que antes llamábamos absolutas por estar avaladas por la ley natural, o para un grupo importante las llamadas verdades de la fe, como podría ser la defensa de la vida desde su concepción hasta su muerte natural, la constitución de la familia formada por un hombre, una mujer y los hijos, la naturaleza del hombre claramente fijada por definirse en dos sexos, masculino y femenino, la existencia de Dios y otros muchos principios ampliamente aceptados hasta hace no mucho tiempo.

Hoy, muchos grupos que se dicen vulnerables, pero que en realidad son muy poderosos, trabajan en gobiernos, en los medios de comunicación, y hasta en la ONU, para que quienes defienden lo que llamamos los valores tradicionales, desde luego en forma muy señalada la iglesia católica, y en general los valores que se derivan de la cultura cristiana, sean considerados que son peligrosos por ir contra lo que hoy se llama derechos humanos, aunque muchas veces estos derechos sean un tanto inhumanos, como las ideas propagadas en lo que se llama la ideología de género y las corrientes pro abortistas entre otros.

Así que la auténtica libertad en este mundo tan aparentemente liberador se está viviendo amenazada por el cambio de mentalidad, y muy grave, ya en ciertas legislaciones y hasta por organismos como la ONU.

Estamos aún a tiempo de trabajar en muchos campos para defender la libertad, pero esto requiere de hacer un discernimiento de que todos tenemos una responsabilidad en los campos sociales, políticos, y sobre todo educativos para trabajar en crear una conciencia que sea más analítica, y que no solamente permita todo tipo de libertades, sino que realmente profundice en lo que son los auténticos valores, y no caiga en lo que es un juego demagógico que implica muchos intereses políticos y económicos, que en lugar de ayudar al hombre a ser plenamente feliz, lo terminarán hundiendo en un en una crisis personal y social, que al final de cuentas podría generar una sociedad con muchas incertidumbres y afectará tanto a las personas en lo particular como en lo social, en lo familiar y al final podría generar conflictos muy graves inclusive en el orden mundial.

 

Te puede interesar: Fundamentos de nuestra nacionalidad

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.