Los magos de oriente y nuestros políticos

Nosotros como ciudadanos además de trabajar por mantener nuestras bellísimas tradiciones, debemos reflexionar sobre la importancia de la unidad de objetivos.



Las tradiciones son una parte muy importante en la vida de los pueblos, porque generalmente se manifiestan mediante fiestas, y las fiestas son signo de convivencia y alegría. Las tradiciones provienen en gran medida de las creencias religiosas, y en nuestro caso muchas de ellas proceden de nuestra tradición cristiana, que ha sido siempre parte de nuestra esencia aunque haya perdido mucha fuerza gracias a la implacable acción de la tiranía laicista en su afán de eliminar todo vestigio religioso en la vida civil, cosa que es muy difícil, porque en nuestro caso el cristianismo no ha sido solamente una cuestión de fe, sino un distintivo de una forma de apreciar la vida personal y social, de tal manera que desde la forma como están construidas la mayoría de nuestras poblaciones, desde las más pequeñas hasta las más populosas las construcciones civiles y religiosas se mezclan, y así sucede en la mayor parte de nuestras manifestaciones sociales y culturales.

La tradición que nos toca celebrar esta semana es la llamada fiesta de los Reyes Magos o de los Santos Reyes, derivada del Evangelio de San Mateo que habla de la visita de unos personajes que vinieron de Oriente guiados por una estrella para ver al Niño Jesús y darle obsequios, y de ahí derivó la tradición popular de festejar este día compartiendo la llamada rosca de Reyes, y los niños recibiendo algún juguete que previamente les han pedido por medio de una carta, y haciendo un poco referencia a esto se ha derivado después el decir cuando queremos pedir algo que difícilmente recibiremos que escribiremos una carta a los Santos Reyes.

Lo interesante es que estos personajes sin que nadie se los pidiera vinieron a traer regalos a ese niño, a diferencia de nuestros políticos que durante las campañas se la pasan prometiendo regalos que normalmente nunca darán, o lo darán a un costo muy alto donde ellos serán realmente los beneficiarios.

También es interesante que desde el punto de vista de la tradición religiosa podemos decir que esta es la celebración de la inclusión, porque según la interpretación católica, al recibir los Magos el mensaje, que anteriormente se consideraba estaba reservado para el pueblo judío, toda la humanidad quedaba ahora con la posibilidad de insertarse en la comunidad universal de hijos de Dios, sin distinción de raza, nacionalidad, origen, o clase económica o social o política, mientras que hoy la moda política es hacer separación entre los diferentes ciudadanos anteponiendo etiquetas como la de conservadores, clase media, aspiracionistas, y algunas otras que en lugar de impulsar la unión están impulsando la desunión, que es algo muy negativo cuando se trata de fomentar el progreso de un país.

Nosotros como ciudadanos además de trabajar por mantener nuestras bellísimas tradiciones, debemos reflexionar sobre la importancia de la unidad de objetivos, y rechazar con energía las ideologías que buscan fomentar el rencor entre las personas por clasificaciones arbitrarias dictadas por ideologías que buscan que la población debilitada por la desunión sea fácilmente controlada por un gobierno autoritario.

Trabajemos todos unidos este año porque los ciudadanos participemos más activamente y hagamos conciencia de que tenemos oportunidades de manifestar nuestro pensamiento y nuestra voluntad en los medios de comunicación y legales que se nos vayan presentando este año. Mientras tanto disfrutemos de esta fiesta con nuestros familiares y si es posible manteniendo su tradicional fondo cristiano.

 

Te puede interesar: La noche de la unidad y la esperanza

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.