Es hora de despertar del sueño que padecemos

Millones de mexicanos votaron por una esperanza, que se quedó en eso, porque la realidad demuestra otros resultados, pero muchos prefieren seguir en su sueño antes que enfrentar la realidad.



No cabe duda que en cierto sentido los mexicanos hemos sido educados para ser soñadores.

En la escuela se nos ha enseñado una historia mítica, donde existía un mundo de ensueño antes de la llegada de los españoles, que en realidad objetivamente, aunque no dejaba de tener sus cosas verdaderamente notables, estaba muy lejos de ser ese mundo ideal.

Después nos mostraron una serie de acontecimientos y con una colección de héroes muchas veces fabricados que nos conducían hacia un destino verdaderamente glorioso, que en la realidad no se ve, porque la pobreza, la inseguridad, la corrupción y el futuro incierto nos hacen ver que estamos muy lejos de ese destino soñado.

Y también en lo personal muchas veces nos la pasamos soñando en que sin mucho esfuerzo tendremos el trabajo ideal, la familia ideal, la casa soñada y que tal vez hasta nos saquemos la lotería con un billete regalado.

Actualmente estamos viviendo otra de las fantasías y sueños en los que nos encanta creer, pues millones de mexicanos votaron por una esperanza, que se quedó en eso, porque la realidad demuestra otros resultados, pero muchos prefieren seguir en su sueño antes que enfrentar la realidad.

Pero la vida no es un juego y la realidad se antepone a los sueños, y todos tenemos una enorme responsabilidad en las próximas elecciones para despertarnos del sueño en que quisiéramos estar viviendo, y tenemos ante nuestra vista una montaña de errores y otra de amenazas para reaccionar y ver que necesitamos urgentemente un cambio de rumbo.

No es fácil en una democracia como la nuestra, en donde abundan los partidos políticos, saber qué decisión debemos de tomar, pero hay muchos elementos en las redes sociales que nos presentan información y que con un poco de análisis podemos descubrir qué tan objetiva es, de acuerdo a los antecedentes de quienes la presentan, y además debemos analizar si ese partido o candidato en nuestro distrito, municipio o estado en realidad está comprometido con modificar el rumbo que llevamos.

No podemos permanecer al margen de esta responsabilidad, no solamente de votar, sino también de invitar a nuestros parientes y amigos a hacer un análisis profundo de la realidad y acudir a votar pero con la conciencia de que es una enorme responsabilidad moral hacerlo con plena conciencia porque está en juego el destino de todos los mexicanos.


Te puede interesar: Los políticos y su concepto de pueblo

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.