El túnel del tiempo

La democracia en automático no soluciona los problemas de ningún país, como lo ha demostrado la historia, pues muchos regímenes totalitarios han llegado democráticamente al poder.



Seguramente las personas mayores recordarán el programa llamado El túnel del tiempo, en donde los personajes entraban al túnel y aparecían en épocas del pasado, normalmente en alguna situación complicada que deberían resolver.

Así nos podría parecer que estamos en México, pues después de las elecciones, en un poco de tiempo, parece que estamos en alguna de las épocas del pasado, tal vez en aquella que protagonizada el presidente Luis Echeverría, que hablaba de nacionalismo, pero trataba de imponer un socialismo que ya desde entonces resultaba fuera de contexto, y cuyos resultados fueron desastrosas para el país.

Ahora nos damos cuenta, que aunque han pasado muchos años, se está aplicando una receta similar, y podemos sentir que estamos nuevamente en el pasado, viviendo algo que ya vivimos, y que está resultando tan mal como lo fue en el pasado, pues si aplicas una receta de algo, seguramente obtendrás el mismo resultado que ya se obtuvo siguiendo esa receta.

Es por eso que los ciudadanos debemos hacer un análisis profundo sobre el camino que está tomando el país, que no solamente es en lo económico, sino también en lo político, en lo social, y aún en la moral, y en base a eso buscar un cambio responsable en las próximas elecciones.

Es necesario que todos los actores sociales trabajen para hacer conciencia de lo que está sucediendo, y aquí debemos mencionar a los empresarios, a los académicos, a los comerciantes, a los estudiantes, a la iglesia, a los trabajadores, a los profesionistas de todas las ramas, a las amas de casa, a los padres de familia, a las personas que viven en el campo, y en la ciudades en cualquier actividad a la que se dedique, es un trabajo de unidad.

La democracia en automático no soluciona los problemas de ningún país, como lo ha demostrado la historia, pues muchos regímenes totalitarios han llegado democráticamente al poder. Para que la democracia funcione se necesita un seguimiento de todos los ciudadanos, y requiere de hacer análisis objetivos de la realidad, y no de ideologías o simpatías de quien dirige el país, por lo cual una de las labores más importantes es educar a la ciudadanía en la administración de la democracia. Trabajemos todos por ser ciudadanos responsables e informados, y dentro de lo posible motivemos a quienes están en nuestro círculo social o de familia a trabajar en esta misma dirección, estamos muy a tiempo de que México salga adelante por el auténtico camino de la libertad, del progreso, y de la unidad que no es la uniformidad que las ideologías pretenden imponernos.


Te puede interesar: Ni feminismo ni machismo, simplemente humanismo

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.