Herida de la infancia: el abandono

Es la familia el lugar en donde debieran de ser satisfechas las cuatro primeras necesidades. La quinta necesidad de trascendencia, es satisfecha por la persona a medida que va creciendo y llega a ser adulto.


Abandon hijos


Para un sano y pleno desarrollo de toda persona, se requiere que ciertas necesidades humanas sean satisfechas durante su vida, y principalmente durante su infancia: la de relación (convivir con otros); la de tener raíces y lazos significativos; la de tener un sentido de identidad (lugar en la familia y en el mundo); la necesidad de estructura y la quinta llamada de trascendencia que implica forjar nuestro propio destino.

Es la familia el lugar en donde debieran de ser satisfechas las cuatro primeras necesidades. La quinta necesidad de trascendencia, es satisfecha por la persona a medida que va creciendo y llega a ser adulto.

¿Qué sucede en muchos casos? Por diversas situaciones el niño o niña no puede satisfacer alguna o algunas de estas necesidades cuando es pequeña, lo cual repercute seriamente al ser adulto.

Los expertos las llaman las heridas de la infancia. El abandono es una de ellas y puede presentarse por diversas circunstancias o situaciones voluntarias y a veces involuntarias de los padres:

- Padres indiferentes: cuando ambos estás demasiado ocupados y no prestan atención a las necesidades de sus hijos.

- Padres ausentes: por trabajo, conflictos emocionales, enfermedad física, incapacidad para comprometerse el papa, la mamá o ambos no están presentes en la vida del hijo.

- Muerte: del padre o de la madre, o bien de ambos, ese hijo se siente abandonado.

- Divorcio o separación: de los padres como son pequeños o adolescentes.

- Abandono físico: cuando ambos padres o uno de ellos abandonaron el hogar, el hijo se siente que no es valioso.

- Cuando existe en casa un hijo enfermo o presenta problemas de cualquier tipo, otro miembro de la familia se siente solo.

- Niños que pasaron tiempo con personas pagadas para que los cuidaran: guarderías, orfanatorios, internados.

- Familias numerosas: cuando son muchos los hijos, puede existir la posibilidad que alguno de ellos se sienta relegado y abandonado por sus papás.

- Cuando un hijo muere, y ya sea el padre o la madre se olvidan de que tienen otros hijos.

- Cuando se presenta una adicción en algún miembro de la familia.

- Abandono emocional: no se valoran sus sentimientos, no se le toma en cuenta, no se le da apoyo.

- Puede darse un abandono emocional involuntario, simplemente por la incapacidad de amar de los padres.

- Y, por último, los padres o uno de ellos puede ser injusto con alguno de sus hijos y tener preferencia por alguno.

De forma inconsciente este niño crece y desarrolla estrategias adaptativas para sacar sus emociones negativas: frustración, enojo, hostilidad, ansiedad, inseguridad o desamparo y surgen diversas conductas:

- Ir contra las personas: con conductas agresivas y controladoras: nadie me hará daño.
- Ir hacia las personas: con comportamientos serviles y complacientes, lo que quiere es ser visto.
- o bien ir lejos de las personas; si me mantengo alejado, no podré ser dañado.

Te invito a reflexionar si sufriste abandono durante tu infancia, y a estar convencido de que puedes aceptarlas y sobre todo cambiarlas.

Y lo más importante: ¡NO REPITAS ESTA CONDUCTA CON TUS HIJOS! ¡Apóyalos, quiérelos, conócelos y dales mucho afecto!


Te puede interesar: La personalidad madura

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.