Los niños y el sueño

Los problemas familiares, alguna pérdida afectiva, el cambio de casa o de escuela son situaciones que provocan en los pequeños que estén ansiosos o estresados.


Hijos


¿Sabías que dormir bien es quizá la actividad más importante que deben de realizar los niños para tener un correcto desarrollo físico, mental y hasta anímico?

Al dormir profundamente producen la hormona del crecimiento, se restauran y refuerzan las conexiones cerebrales asociadas con el aprendizaje y las habilidades cognitivas.

Se fortalece el sistema inmunológico, lo que ayuda a que los niños sufran menos enfermedades respiratorias o digestivas.

Previene el sobrepeso y la obesidad ya que al dormir se producen las hormonas de la saciedad, –leptina y grelina– encargadas de estimular e inhibir la ingesta de alimentos.

¿Cuántas horas deben dormir los niños? De cuatro a once meses entre 12-15 horas; de uno a dos años entre 11-14 horas; de tres a cinco años de 10-13 horas; y de seis a trece años entre 9-11 horas. ¿Cuáles son los hábitos de sueño en tu familia y con tus hijos?

Si tienes problema para lograr buenos hábitos, comparto contigo algunos consejos de especialistas:

- Asegúrate de que tu hijo tenga una cena saludable.

- Debes de controlar el uso de dispositivos móviles; restringe el uso de estos aparatos por lo menos una hora antes de dormir.

- Promueve un ambiente adecuado para que tu hijo sea capaz de conciliar el sueño.

- Asegúrate de que duerma en una habitación donde se sienta seguro, que esté oscura y no entre luz ambiental, sin ruido, ventilada y que el niño aprenda a identificar este espacio como lugar para dormir.

- Crea un ambiente tranquilo. Si es posible, realiza una actividad relajante treinta minutos antes de dormir.

- Establece rutinas. Es importante que tu hijo sepa cuáles son los pasos antes de dormir, indícale que primero va la cena, luego se lavará los dientes, pasará a la cama, le leerás un cuento y después se apagarán las luces porque llegó la hora de su sueño.

Cuando son bebés se debe evitar que el niño se acostumbre a dormir en brazos, dormir con biberón, y muy importante, a no dormir en la misma cama que sus padres.

Si tu hijo ronca o despierta continuamente por la noche; si tiene habitualmente movimientos en sus piernas o brazos, si es sonámbulo o se orina en la cama, son señales de que no está durmiendo bien, y debes encontrar las causas.

Pon atención al peso de tus hijos. La obesidad es de los principales factores para desarrollar apnea del sueño, ya que el tejido extra en el cuello ejerce presión sobre las vías respiratorias.

Si los ronquidos son frecuentes, incluye más actividad física en su rutina diaria y enséñalo a dormir de lado, ya que se ronca más cuando se duerme boca arriba.

En los niños se presentan también las pesadillas, que pueden ser causadas porque están viviendo en ansiedad o estrés. Los problemas familiares, alguna pérdida afectiva, el cambio de casa o de escuela son situaciones que provocan en los pequeños que estén ansiosos o estresados.

Te invito a revisar como está el sueño en tus hijos, y los hábitos en tu familia. Recuerda que dormir bien es indispensable para que los niños tengan un correcto desarrollo físico, mental y anímico. ¡Y lo que tengas que cambiar, hazlo hoy mismo!

 

Te puede interesar: La pornografía, un riesgo para los adolescentes 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.