Lo que los niños no aprenderán en la escuela

Existen hijos tiranos, berrinchudos o con el llamado Síndrome del Emperador, alejados del mundo real, egoístas y sin compasión.



El título de esta cápsula hace referencia al nombre del gran libro “50 reglas que los niños no aprenderán en la escuela”, de Charles Sykes, y que muchos niños y sobre todo jóvenes deberían de reflexionar y esperar de la vida.

Hablamos de los hijos tiranos, berrinchudos o con el llamado Síndrome del Emperador, alejados del mundo real, egoístas y sin compasión.

Reflexionemos como padres cómo estamos educando a nuestros hijos, y si eres joven, estas reglas pueden ayudarte a ser un hombre o mujer de bien en la sociedad:

- El mundo real no se preocupará por tu autoestima. Primero esperará a que logres algo.
- No vas a ganar $30,000 al mes al salir de la prepa. No serás director ni tendrás un coche de la compañía.
- No te lo mereces.
- No importa lo que diga tu papá, no eres una princesa.
- No. No puedes ser todo lo que sueñas.
- ¿Crees que tu maestro es duro? Espérate a tener un jefe. Cuando la riegues, no te preguntará cómo te sientes.
- Tu ombligo no es tan interesante. No te pases la vida mirándolo.
- Quizá en tu escuela no hay “ganadores y perdedores”. Pero en la vida sí.
- Cuando te gradúes, no vas a competir con debiluchos.
- La humillación es parte de la vida. Enfréntala.
- El trabajo básico no está por debajo de tu dignidad. Tus abuelos tenían un nombre para este: oportunidad.
- Tus papás y tu hermanito no te deben dar vergüenza. Lo que es vergonzoso es tu ingratitud y rudeza.
- Tus padres no eran tan aburridos. Lo que los hizo aburridos es el pagar tus cuentas.
- La vida no se divide en semestres y los veranos no son vacaciones.
- No es culpa de tus papás. Tú eres responsable de tus fallas.
- Fumar no te hace ver cool, te hace ver estúpido.
- No eres una víctima. Deja de quejarte.
- Algún día tendrás que madurar y mudarte de casa de tus papás.
- Aprende a lidiar con la hipocresía.
- Sé amable con los nerds. Puedes terminar trabajando para uno.
- No eres inmortal.
- Ve a la gente a los ojos cuando los conozcas.
- No eres el primero ni el último que está viviendo lo que estás viviendo.
- No dejes que te deprima el éxito de otros
- No eres perfecto y no tienes que serlo.
- No olvides decir gracias.
- La vida NO es justa, acostúmbrate,

Suenan duras estas reglas, pero son totalmente ciertas y con la mejor de las intenciones: trata de vivirlas y serás más feliz.


Te puede interesar: Trabajo en equipo 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.