El imperio

Al demócrata moscovita, a quien le interesa una sola cosa: cómo combatir el comunismo. Es el tema que puede discutir con pasión y energía durante horas.


Comunismo y control


Una de las ventajas del encierro es la lectura o la relectura. No todo es hacer panqué de plátano o carlota de mango. Aquí unos subrayados de El Imperio, de Ryszard Kapuscinski, un libro que tiene ecos sobre lo que vivimos en la cuatroté.

“Todos los dictadores, independientemente de la época y del país, tienen un rasgo en común: lo saben todo y son expertos en todo. Pensamientos de Juan Perón (Doctrina peronista, Buenos Aires, 1948), Pensamientos del presidente Mao (Pekín, 1962), pensamientos de Gadafi y de Ceausescu, de Idi Amín y de Alfredo Stroessner, no hay fin a esas profundidades y sabidurías. Stalin era experto en historia, economía, poesía y lingüística. Más tarde resultó que también entendía de arquitectura”.

“La mente del demócrata occidental se mueve con soltura entre los problemas del mundo contemporáneo, piensa en cómo vivir para sentirse cómodo y ser feliz, en cómo conseguir que la técnica moderna sirva al hombre lo mejor posible y en qué hacer para que cada uno de nosotros cree cada vez más bienes materiales y valores espirituales. Todos estos asuntos quedan fuera del campo de visión del demócrata moscovita, a quien le interesa una sola cosa: cómo combatir el comunismo. Es el tema que puede discutir con pasión y energía durante horas, con el que puede hilvanar proyectos, presentar propuestas y planes, inconsciente de que, en el momento en que lo hace, él mismo, por segunda vez, vuelve a ser víctima del comunismo: la primera, preso del sistema, lo fue por la fuerza, ahora, por el contrario, desde que se ha dejado apresar por la problemática del comunismo, lo es por elección propia. Esta es la satánica naturaleza del mal: que sin nuestro conocimiento ni consentimiento el mal puede cegarnos y meternos en cintura”.

“El escritor ruso Yuri Bórev comparó la historia de la URSS con un tren en marcha: “El tren se dirige hacia un futuro luminoso. Lo conduce Lenin. De pronto: stop, se han acabado las vías. Lenin apela a la gente pidiendo que trabaje horas extras los sábados; se colocan más vías y el tren puede continuar el viaje. Después se pone a conducirlo Stalin. Y también se acaban las vías. Stalin manda fusilar a la mitad de los revisores y de los pasajeros, y obliga a los demás a colocar vías nuevas. El tren se pone en marcha. Jruschov sustituye a Stalin, y cuando se acaban las vías ordena desmontar las que el tren ha dejado atrás y colocarlas delante de la locomotora. Jruschov es sustituido por Brézhnev. Cuando vuelven a acabarse las vías, Brézhnev dispone que se corran las cortinas de las ventanillas y que se balanceen los vagones de tal manera que los pasajeros crean que el tren continúa en marcha”.

“Un ambiente de pasiva expectación reina entre la sociedad, que se ha vuelto apática y apolítica. Salen victoriosas las fuerzas que abogan por la consolidación del poder (sobre todo el central) y por un Estado grande y poderoso. Se ha creado un clima favorable al fortalecimiento de los métodos autoritarios de ejercer el poder, un clima favorable a cualquier forma de dictadura”.
Lea el libro y saque usted sus conclusiones sobre nuestro gobierno y su proyecto.

 

Te puede interesar: Se están peliaaandoooooo

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.