Imprimir esta página

No todo es estrategia o anécdota

Estrategias o anécdotas, estas dos palabras no pueden calificarse dentro de la administración de AMLO pues él tiene un estilo distinto.


Estrategias AMLO


¿El presidente López Obrador destantea a sus críticos o sus críticos viven destanteados con él? Al parecer hay una mezcla de ambas. Si los adversarios –entre los que hay que incluir a los críticos porque él los pone en el mismo saco fifí– piensan evaluarlo y analizarlo como lo hacían con los otros presidentes, no llegarán muy lejos en sus análisis. Repetiremos las cosas de campaña: populista, autoritario, contrario a las instituciones, y que vive en el pasado. Todo eso que es cierto, a la gente le vale y creo que hace tiempo quedó claro. Eso no le hace mella y hasta lo envalentona porque le permite crear el mismo escenario en que ha vivido los últimos quince años.

Es cierto que el presidente es un avezado animal político y que maneja la comunicación con gran naturalidad y agudeza, pero achacarle todo a finas estrategias y manejos perversos de la comunicación me parece un error. Tampoco todo es anécdota, muchas de las cosas que dicen y hacen en la 4T revelan su manera de ser y no necesariamente son tácticas distractoras.

Por ejemplo, lo que dijo la senadora Jesusa de los tacos de carnitas, por supuesto que es una estupidez, pero en el seguimiento de ocurrencias todo terminó en el reclamo presidencial a España por los abusos en la Conquista. López Obrador se hace acompañar de sus leales de años. Descartar a unos es no entender al otro. Durante años tuvimos una clase política que conocíamos al derecho y al revés, algunas sorpresas, nuevos valores o personajes que se instalaron en el sistema como si fueran engranaje vital de lo que sucedía en la vida pública, dentro y fuera de los partidos. Ahora hay que ver y entender lo que viene.

Me sorprende que, por ejemplo, esta semana muchos dijeran que el pleito iniciado con España era una estrategia para desviar la atención sobre la discusión de la revocación del mandato. Que era una trampa para distraernos. Creo que es un error. De hecho, lo de España es una de las peores pifias que quedarán en la memoria de la 4T y ha colocado al presidente en una situación incómoda internacionalmente. A parte de eso ha puesto a su esposa en la picota del ácido público que no ha dudado en apodarla “Martita”. No será fácil salir de ninguna de las dos.

No todo es estrategia o finta, ellos así son, al margen de lo que esté en el 'asador'. Además, eso supone que antes de AMLO éramos algo así como suizos que discutíamos todos los asuntos públicos y la nación entera se concentraba en los temas. Pensar y descalificar todo como algo que no tiene repercusión, también es un error, pues a partir de las palabras, incluso de sus ocurrencias, en la 4T hacen política pública.

El talento para la comunicación, el olfato político y el sentido estratégico del presidente López Obrador lo hacen administrar muy bien su capital político. A eso hay que aunar que la gente le ha dado un gran bono. Los adversarios que se desesperan porque no baja en las encuestas es porque no entendieron por qué ganó. Atrincherarse en las formas anteriores de analizar y observar no parece que va a llevarnos a entender a cabalidad en qué estamos metidos como resultado de las elecciones. Hay que cambiar la mirada, hay que cambiar hasta de prejuicios para entender el estilo de gobierno de AMLO.

Te puede interesar: Reporte de la guerra chairo-gachupina 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com