Las marioaventuras

Desde hace meses Mario Delgado protagoniza las aventuras más peculiares en contra de los malvados neoliberales.



Desde hace meses nuestro superhéroe, Mario Delgado, protagoniza las aventuras más peculiares en contra de los malvados neoliberales. Como se sabe, este personaje goza de hacer cosas inusitadas que causan mucha gracia entre sus fans y que le multiplican los apoyos. Por eso, aunque parezca un personaje de caricatura, es líder del partido en el gobierno. Nunca tantos personajes ruines, estúpidos y mezquinos fueron representados con tal nitidez por algún compañero. Mario ha dejado a todos atrás.

Hace unas semanas Mario Delgado se encontró en un serio aprieto del que solamente pudo salir con la enorme inteligencia que lo caracteriza. Rodeado de militantes de su partido que lo insultaban y le reclamaban el otorgamiento de candidaturas a gente impresentable –habrá que preguntarse qué es un impresentable en Morena–, acorralaron al presidente del partidazo poniéndolo en un predicamento. A nuestro héroe se le ocurrió, con la sagacidad de su mente, esconderse en una letrina pública. Por supuesto hubo maledicentes que comentaban que Delgado simplemente se dirigió al lugar del cual no debió haber salido nunca, o que quizás era el espacio en el que se sentía a sus anchas, su lugar natural.

Pero, como se sabe, un superhéroe no descansa y menos cuando de salvar a los suyos se trata. Así que el infatigable Mario Delgado se dirigió a Tamaulipas para apoyar a sus candidatos, todos ellos gente de bien que resuelve los problemas de manera ordenada y civilizada. En una de las asambleas democráticas en la que estaba Delgado de pronto se armó la bronca –una verdadera novedad en ese partido– y una candidata de presencia rotunda se apersonó en el estrado para quitarle el micrófono a uno de los favorecidos por Mario. La cosa se puso ruda y empezaron los gritos. Debemos distinguir que lo que para la gente normal, común y corriente son insultos y agresiones, para Mario Delgado son muestras de apoyo y cariño. Los videos enseñan cómo se dan de manera entusiasta esas muestras de compañerismo: traidor, vendido, ratero, cínico, sinvergüenza, mentiroso. Esas son algunas de las formas en que los militantes de Morena le muestran su solidaridad y agradecimiento a don Mario. Claro, nuestro héroe se sintió abrumado ante tales muestras de adhesión y tuvo que retirarse del local de manera presurosa antes de romper en un llanto emotivo.

En esta superaventura nuestro héroe se enfrentó a villanos terribles ¡que son de su propio partido! Así es, el mal habita en todos lados y no hay que distraerse. Delgado puso un mensaje que sorprendió y preocupó a todos. Dijo que lo habían detenido en esa tierra conocida por la presencia del crimen organizado. Al principio se pensó que había sido detenido por la autoridad, por policías de la entidad. Como siempre salieron los malpensados: cualquier autoridad que ve a un tipo como Mario Delgado lo detiene y le pide documentos. Hay caras que no pasan en balde, la de Delgado es una de esas. Cualquier autoridad, dicen con maldad, le pide no sólo su INE, sino tres identificaciones más, huellas dactilares, prueba del iris y demás. Su rostro hubiera interesado a Cesare Lombrosio, aquel criminólogo italiano especialista en antropología criminal que clasificaba delincuentes a partir de características biológicas. Pero nada de eso era cierto. Lo detuvieron, según nuestro héroe, miembros del crimen organizado que le apuntaron con armas largas. Dicen las crónicas que de adentro del coche de Delgado salieron los gritos de ¡somos de Morena, somos de Morena! Y entonces los dejaron seguir sin problema alguno. Porque claro, nada como estar entre familia y ser reconocido. Como la gente es desconfiada hay quien no le cree, pero a los personajes salvadores les pasa de todo.

Hasta aquí las marioaventuras de hoy, pero no se pierdan el siguiente apasionante episodio.


Te puede interesar: Mussolinescas

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.