El arcoíris y la luz

Vivimos en una sociedad acostumbrada a los placeres y la inmediatez. Sin embargo, el control de nuestros deseos, instintos y emociones es imperativo para una vida moral y exitosa.



Dios ama a los homosexuales, alcohólicos, adúlteros, asesinos, envidiosos, soberbios. Dios ama a todos los pecadores, tanto que dio su propia vida por nosotros.

Vivimos en una sociedad acostumbrada a los placeres, a la inmediatez y a la gratificación instantánea. Sin embargo, el control de nuestros deseos, instintos y emociones es imperativo para una vida no sólo moral, sino hasta exitosa.


Te puede interesar: El derecho a la familia

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.