Imprimir esta página

Una luz en la oscuridad

La sociedad parece que no ama la vida como dice, pues por un lado hace todo para no enfermarse y por otro permanece pasivo a males silenciosos como el suicidio.



Dice Dostoievski que quien teme la muerte es porque ama la vida. Desafortunadamente, el aumento de los suicidios a nivel mundial parece contradecir ese amor a la vida que como sociedad decimos tener. Es hora de hablar de un tema incómodo, pero que afecta a varias familias.


Te puede interesar: Cuestión de vida o muerte

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.