Nuevo Año, nuevas reflexiones

Esta pandemia ha sido única, prósperos negocios en la ruina, proyectos truncados, peleas familiares agravadas, lejanía de personas antes cercanas, depresión, ansiedad, angustia, soledad y hasta la muerte.



Hace décadas que retiramos a Dios de la plaza pública y poco a poco lo hemos ido arrinconando, aún en nuestros hogares.


Te puede interesar: Hemos visto su estrella 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.