Por la grandeza de Tlaxcala, Anabell suma voluntades

La unión de esfuerzos, sin mezquindades ni egoísmos, hará que Anabell Ávalos guíe el presente y el futuro de nuestras generaciones.



Estamos a 11 días de la jornada electoral local y hay que reconocer que ha sido un tanto diferente, después de la incertidumbre que prevalece por la crisis sanitaria que mantiene a la población en alerta permanente para evitar los contagios. Muchos han sido los esfuerzos de organización y logística de los equipos de campaña para difundir las propuestas electorales.

La coalición Unidos por Tlaxcala se ha centrado en presentar propuestas para sumar, sumar y sumar voluntades a favor de una plataforma política común, sin descalificar a las y los adversarios. Se ha apostado por una campaña de altura, en la que ha prevalecido el compromiso de un acuerdo político entre quienes la integramos, que busca salvaguardar el orden constitucional, el respeto a las instituciones y garantizar las libertades y derechos de quienes habitamos esta noble tierra.

Apoyar la candidatura de la coalición bajo ninguna circunstancia hace que se pierda identidad o se traicionen principios partidistas. En todos los partidos hay gente valiosa que vale la pena apoyar, y nunca como ahora es trascendental la lucha y defensa de nuestras instituciones con la fuerza cívica y democrática, con el poder de nuestros votos.

Estas convicciones hicieron eco en Anabell Ávalos, mujer que es parte de la cultura del esfuerzo, del trabajo constante a ras de piso, de voluntad para trabajar en aras del beneficio común, convencida de que aún hay mucho por hacer. Conocerla y escucharla sobre lo que quería para Tlaxcala, me dio elementos para saber por qué ella puede atender y dar respuesta a los problemas de nuestra entidad, porque su intención es resolver y no centrarse en señalar los “no” o denostar a los otros. Su respeto por el adversario, su trabajo de propuestas, su historia personal, trayectoria política y su hoja de resultados me llevaron a apoyar a Anabell.

Su campaña ha sido de contrastes sobre la forma en que atenderá los temas pendientes, con alternativas que incluyen argumentos técnicos, jurídicos y económicos, no de imposibles por cumplir. Dice el viejo refrán mexicano que “el prometer no empobrece, el dar es lo que aniquila” y Anabell, después de poco más de 30 años de trabajo y esfuerzo para concretar su proyecto, sabe muy bien lo que puede hacer, para no caer en las omisiones o en las mentiras que han afectado la vida nacional.

Después de haber iniciado campaña con una desventaja de 25 puntos, hoy distintos sondeos de opinión dan cuenta de que su compromiso, dedicación y tenacidad han sido factores decisivos para remontar el escenario inicial. La candidata se lanzó con todo para escuchar las inquietudes ciudadanas y en su recorrido por cada rincón tlaxcalteca ha logrado sumar esfuerzos de liderazgos de distintos colores y filiaciones políticas, porque lo importante es integrar y fomentar la participación de todas y todos.

Para las y los que hemos caminado por la política estamos conscientes de que nunca será un desperdicio apoyar a una mujer cuya preocupación es trabajar por la grandeza de Tlaxcala sobre cualquier otro interés particular.

Vamos bien y no debemos bajar la guardia. Falta poco para que se cristalice un gobierno de inclusión, de acuerdos, de propuestas y de trabajo coordinado. Desde las trincheras en las que cada una y cada uno estamos, debemos intensificar las acciones para hacer que muchas y muchos se sumen a favor de quien enarbola lo que la coalición Unidos por Tlaxcala ha planteado por el bien de las y los tlaxcaltecas.

Tengo claro que la unión de esfuerzos, sin mezquindades ni egoísmos, hará que Anabell guíe el presente y el futuro de nuestras generaciones. Por eso, el próximo 6 de junio bien vale la pena apostarle a este proyecto.

 

Te puede interesar: Moralmente inaceptable y hasta hoy impune

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.