La defensa de México

Frente a esas amenazas electoreras, todos los mexicanos debemos una vez más salir a la defensa de nuestro país. La carta de respuesta del presidente mexicano se queda corta para el tamaño y gravedad de la amenaza; y es importante que, en estos casos, salgamos a la defensa todos de manera solidaria.


AMLO y el populismo en México 


Como buen populista, el presidente de Estados Unidos culpa siempre a “otros” de los males de su pueblo. Y esos “otros” somos México y los mexicanos que, para Trump, somos causantes de una “crisis fronteriza de seguridad” y una “pérdida masiva de empleos”. Si se le confronta con cifras, si se le explica que la migración de mexicanos hacia su país va a la baja, que las drogas huyen a Estados Unidos porque la demanda es insaciable, o que México ya hace mucho para detener migrantes de otros países y evitar que lleguen a Estados Unidos, Trump dirá que “tiene otros datos”. Ignora la evidencia y falta a la verdad porque está en plena campaña para reelegirse, y las cosas no pintan bien. El tema de la colusión con Rusia fue reabierto por el fiscal especial Robert Müeller, quien sugirió al Congreso, de mayoría demócrata, avanzar hacia el juicio político contra el presidente.

Ante este nuevo embate legal y político, Trump reaccionó de modo predecible: atacando a un blanco a mano, con el fin de distraer a los medios y encender a su base dura de seguidores. Usando arbitrariamente sus poderes discrecionales en caso de emergencia económica, y violando todos los términos en vigor del TMEC, Trump ha decretado la imposición de aranceles a todos los productos que se exporten a Estados Unidos desde México. Con técnicas sacadas de un manual de cobrador de deudas, Trump amenazó con ir subiendo el porcentaje de los aranceles si México no accede a sus demandas. Todo eso hasta que se detenga la migración que pasa por México hacia Estados Unidos y se resuelva la inseguridad en la frontera a su entera satisfacción, cosa que no va a ocurrir nunca. Estamos ante una decisión desequilibrada, sin lógica argumentativa y totalmente injusta para México.

Frente a esas amenazas electoreras, todos los mexicanos debemos una vez más salir a la defensa de nuestro país. La carta de respuesta del presidente mexicano se queda corta para el tamaño y gravedad de la amenaza; y es importante que, en estos casos, salgamos a la defensa todos de manera solidaria. Es decir, no debe ser únicamente del poder ejecutivo la respuesta; el Senado también debe hacerlo e incluso la Cámara de Diputados. Todos debemos responder a favor de México. Así que el mensaje que habremos de dar con nuestras acciones puede y debe ser contundente, sin que nadie se quede “chimuelo”, por usar un término que acaba de entrar a las páginas de la historia de la relación bilateral.

Entre esas acciones destacan:

1. Acercamiento estratégico del Senado con el Congreso de EU.

2. Diálogo entre los organismos empresariales mexicanos y sus contrapartes estadounidenses.

3. Conago debe convocar a reunión urgente con gobernadores fronterizos de Estados Unidos.

4. Road show de las cámaras de comercio de ambos países que explique la profunda simbiosis que existe en sectores clave y los daños a Estados Unidos en caso de prosperar la medida arancelaria.

5. Preparar todos los instrumentos legales y políticos para la defensa de los intereses de México.

6. En última instancia, aplicación de acciones retaliatorias en “carrusel”, especialmente en distritos republicanos, para movilizar a productores estadounidenses.

Estados Unidos es más que su presidente. Demostremos que México es más importante que todas nuestras diferencias y desacuerdos y que podemos trabajar en equipo para defender nuestros intereses legítimos.

 

POR CIERTO. Antes de sufrir un accidente mortal, un piloto de la Marina grabó un video en el que habla de la falta de combustible para combatir incendios forestales. En otro video, delincuentes desarman, extorsionan y humillan a soldados del Ejército. En sus discursos, el presidente López Obrador dice estar del lado de las Fuerzas Armadas. Sus acciones son contrarias a sus palabras. Cuando el ciudadano común ve que no pasa nada cuando se humilla al Ejército, la impunidad crece y la inseguridad es mayor. Esto significa una expresión de debilitamiento del Estado que mucho afecta a México interna y externamente. Todos deberíamos alzar también la voz para que la incompetencia y los dogmas ideológicos no debiliten a nuestras Fuerzas Armadas.

 

Te puede interesar: La libertad de expresión 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.