La simulación en México

Estamos en los años de la simulación pública. Cada vez que declaran algo, las autoridades distorsionan la realidad.



La vida pública de nuestro país, las declaraciones de funcionarios de Morena y la actitud de los turiferarios del poder han hecho que me sea inevitable recordar la figura de la simulación de los actos jurídicos.

Dice el articulo 2180 del Código Civil Federal: "Es simulado el acto en que las partes declaran o confiesan falsamente lo que en realidad no ha pasado o no se ha convenido entre ellas".

Estamos en los años de la simulación pública. Cada vez que declaran algo, las autoridades distorsionan la realidad. Señalo algunos ejemplos:

1. Todos los días amanecemos con un acto de simulación que se conoce como “La mañanera”, conferencia que simula una rendición de cuentas cuando la realidad es que se trata de un toro para perseguir adversarios y descalificar a quien disiente.

2. El quehacer en materia de salud está plagado de mentiras: destruyeron al Seguro Popular y no lo han sustituido con nada.

3. El sistema educativo es una catástrofe. No hay un plan de recuperación del aprendizaje perdido ni programas para la reincorporación de los millones de estudiantes que desertaron durante la pandemia.

4. La División de Poderes es uno de los principios más simulado en toda la extensión del concepto.

5. Internacionalmente cito el ejemplo de nuestra relación con Estados Unidos que finge estar muy bien, pero la visita no tuvo resultados claros y el gobierno no quiere reconocer la colaboración de ese país con el operativo de la captura Caro Quintero.

En el Derecho Civil, la discrepancia con la realidad debe ser probada por quien la afirma. En México dicha discrepancia se ha probado una y otra vez. ¡Miles de veces! Debemos reconocer que la simulación esta instalada en este gobierno, que así seguirá, pero no podemos prolongarla otros seis años. Esta bien que insistamos en hablar de la verdad y demostremos siempre que existe otra “realidad" que no es reconocida, pero también es importante que, desde la oposición estemos ya diseñando el futuro de nuestro México.


Te puede interesar: Ponerse en su lugar

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.