Tu voz en el Congreso

El voto ciudadano debe usarse para salvar a México de un gobierno que ya ha hecho demasiado daño y que necesita contrapesos.


 


"Nadie puede ser feliz sin participar en la felicidad pública, nadie puede ser libre sin la experiencia de la libertad pública, y nadie, finalmente, puede ser feliz o libre sin implicarse y formar parte del poder político".
Hannah Arendt.

(Escribo estas líneas aún sin saber los resultados de la jornada electoral)

Queridos amigos y amigas:

Inicié esta campaña para Diputada Federal convencida de que el voto ciudadano debía usarse para salvar a México de un gobierno que ya ha hecho demasiado daño y que necesitaba contrapesos.

A pesar de la pandemia, hice una campaña muy cercana a la gente. Recorrí calles, mercados y plazas. Saludé a los vecinos en la puerta de sus casas, en sus ventanas y balcones. Hablé con comerciantes, emprendedores y trabajadores. Escuché a las mujeres, a los padres de familia, a las y los estudiantes. Aprendí de nuestros adultos mayores.

Quiero agradecer a todas y a todos los que luchan por salir adelante que caminen contra corriente y sin apoyo alguno. Gracias por compartir conmigo sus problemas y acercarme ideas y propuestas. Gracias por recordarme la alegría de participar en democracia. Gracias por confiar en mí y por creer en ese México que con responsabilidad busca defender sus libertades y que defiende las instituciones públicas hoy tan amenazadas por el poder absoluto, sí, gracias por creer en el México que quiere ser libre. Gracias por impulsarme con su voto a mí, al PAN y a los partidos de la alianza.

A partir de septiembre, seré parte del Congreso como Diputada Federal. Desde ahí, seré la voz de los ciudadanos para promover las leyes que respondan a los problemas que viven aquí y ahora, los de todos los días.

Voy a trabajar por la reactivación económica y promoveré leyes para apoyar a quienes no quieren limosna, sino un trabajo digno y bien pagado. Seré la voz que defienda con fuerza los derechos de las mujeres. Lucharé para que se nos reconozca y se nos pague lo justo por nuestro trabajo y esfuerzo.

Voy a dar la batalla para que el gobierno asuma su responsabilidad ante la tragedia educativa que afecta a millones de niñas, niños y jóvenes. Lucharé para ayudarles a recuperar el aprendizaje perdido y para que no vuelvan a poner en riesgo los recursos naturales.

No descansaré hasta que logremos recuperar y equipar las estancias infantiles para hijos de madres y padres trabajadores, y que sean un lugar de educación inicial como lo manda nuestra Constitución.

Y vamos a trabajar con fuerza para que haya medicinas en los hospitales públicos y tratamientos para los enfermos, sobre todo para los niños y las niñas.

Quiero un México Libre en donde los ciudadanos caminen seguros por las calles dueños de su futuro. Por eso, garantizar la seguridad pública de la ciudadanía también será mi objetivo.

En suma, te voy a defender a ti que estudias, a ti que produces, a ti que trabajas, a ti que te esfuerzas y que quieres construir el bien común.

A partir de ahora, seré tu voz en el Congreso.
Gracias por tu apoyo porque, con tu voto, demostramos que aquí está la fuerza y aquí está la oposición.
Muchas gracias.

P.D.
Y además: qué bueno que ganó Checo Pérez.

 

Te puede interesar: La alegría de votar

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.