La última llamada

La elección de este año es trascendental para cerrar el paso al populismo que avanza en México y que se expresa claramente en la crisis de salud, economía y social.



México Libre logró cumplir los requisitos para ser reconocido como partido político nacional. Sin embargo, en una acción autoritaria, injusta e ilegal, las autoridades electorales nos negaron el registro ante la complicidad o indiferencia de algunas organizaciones y partidos.

Una vez que le cerraron el paso, México Libre ha buscado alternativas que permitan a la organización y a los afiliados participar en la construcción del Bien Común de nuestro país, en este momento tan determinante en nuestra vida política. Por eso presentamos un documento en el que expresamos de qué manera buscamos la transformación de los partidos políticos y que intenta que sus integrantes entiendan que tienen que cambiar.

Revisamos cuál era “el objetivo fundamental de México Libre y sus integrantes en esta coyuntura y, sobre todo, cuál es la obligación ética y patrióticamente válida. Dadas las condiciones de evidente peligro que vive México de perder su condición democrática y caer en el autoritarismo, lo que hemos analizado es que hoy la obligación de las y los mexicanos, nosotros incluidos, es crear o contribuir a la creación de una fuerza electoral que maximice las posibilidades de evitar una mayoría absoluta o, peor aún, una mayoría calificada en la Cámara de Diputados que permita reformar la Constitución a favor de Morena” que es hoy el partido-gobierno.

Buscar el bien de México en estas circunstancias, en este año, y en estos meses tan complicados significa impulsar los votos en la oposición que tiene la mejor posibilidad de quitarles mayorías y porcentajes electorales al partido-gobierno, es decir la alianza “Va por México”.

En México Libre ha prevalecido siempre la altura de miras para poder unir esfuerzos. Es cierto que la apertura es mínima y no podemos hablar de una alianza de México Libre con ningún partido. Después de reflexionar sobre el mayor bien posible para México y el ámbito de los actos prudenciales acepté con la aprobación de la Comisión Ejecutiva de México Libre la candidatura al Distrito electoral X de la CDMX y en la lista de representación proporcional por parte del PAN que es el partido político que mejor conozco y al que agradezco la oportunidad que me da para responder al momento que vive México que, en mi opinión, más allá de los partidos y los logos, tenemos que estar conscientes que estamos ante la última llamada para la defensa de la transición democrática. En el corto transcurso de diez años podríamos lamentarnos el no haber participado en la formación de una mayoría electoral que necesita con urgencia nuestro país.

En México Libre seguimos en el proceso sin claudicar, continuamos en nuestra tarea de lograr que en México existan canales de participación y representación auténticas que permitan a los ciudadanos participar en la construcción del Bien Común a través del acceso, ejercicio y vigilancia del poder público. Por eso acordamos mantener nuestra organización aún en circunstancias adversas con el objeto de “reconstruir la vida pública, dignificar la política, ser una escuela de ciudadanía, agrupar ciudadanos honestos marginados de la participación política” o que constituye un proyecto integral que perseguimos aún sin el registro que ilegalmente nos negaron.

La elección de este año es trascendental para cerrar el paso al populismo que avanza rápidamente en México a costa del deterioro del país en todos los órdenes y que se expresa claramente en la crisis de salud, economía, social y en la ausencia de un Estado democrático y constitucional de Derecho.


Te puede interesar: Los datos oficiales 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.