La operación los Cuatro Elementos

Esta ñora ha leído que gente que sabe del tema niega esa versión de salvar Dos Bocas, pero de que sí se arrasó con las tierras indígenas más pobres, de eso hay testimonio oral.


Tierra, aire, fuego, agua


Esta ñora ha tenido que repasar con el escuincle, perdón, con la bendición, algunos temas muy variados. Esto de la educación en línea es como muy confusa para esta ñora porque no entendió para qué materia tenía que estudiar los cuatro elementos, esos de agua, fuego, aire y tierra. Pero se nota que esta ñora es muy aplicada, pues se los aprendió y todavía fue capaz de encontrar toda una operación actual que se maquina con ellos.

En Tabasco, Chiapas y Veracruz han estado usando el elemento agua desde hace muchas semanas con efectivas y elementales políticas, ¿no? Entre las recomendaciones que el cómo-creen-que-me-voy-a-mojar-qué-tal-si-me-enfermo ha hecho para contener la situación, está aquella de “clava un cuchillo en tu jardín para que ya no llueva” y luego corre a las tierras altas. Las versiones de que recomendó rezar lo de “san Isidro, Labrador, quita el agua y pon el sol” no están confirmadas porque entre que el tal Isidro es español y que en eso de la santidad nadie puede competir con él, ya-no-voy-a-Nayarit-pero-me-aseguré-que-su-presupuesto-no-fuera-afectado-como-otros, pues lo hace difícil de creer.

Sin embargo, ya dejó claro que desde arriba, o sea, desde el elemento aire, todos los mexicanos se ven igualmente pequeñitos y los pobres chontales que ya se veían diminutos a nivel del suelo, pues desde el aire pueden ser arrasados por el agua sin ningún problema. Se dice por ahí que la inundación por el desfogue de las presas en esa zona fue para salvar la refinería de Dos Bocas y no Villahermosa como versión oficial, de cualquier manera aterradora, cuenta. Esta ñora ha leído que gente que sabe del tema niega esa versión de salvar Dos Bocas, pero de que sí se arrasó con las tierras indígenas más pobres, de eso hay testimonio oral.

La verdad es que asusta ver la indiferencia que del ya-no-pertenezco-a-Macuspana-porque-el-mundo-requiere-mi-poder-sanador hacia su estado natal y contra los que juró por décadas defender, los pobres. Al parecer, ahora que ya le perdió la ñáñara a usar el helicóptero, los recorridos que antes nos hacía por carretera mostrándonos los “horribles molinos de viento que la energía limpia nos ha dejado”, ahora los da desde el aire, mostrándonos hasta el cementerio de sus abuelos. ¡Eso es cercanía, ñoras y ñores, cercanía de una cabeza llena de aire, pero cercanía!

El elemento fuego le llegó con “cientos”. La verdad es que el pobre general en el nombre trae la penitencia: cien-fuegos se andan armando en todas partes tratando de entender lo que pasó. Algunas versiones sobre la sorpresiva (en México) liberación del general, dicen que es fruto de la enérgica respuesta del a-veces-me-aviento-hasta-tres-horas-hablando-de-mis-enemigos-reales-e-imaginarios coordinada por el nuevamente multiusos carnal Marcelo.

En esa versión, la verdad es que tampoco sale bien parado según el análisis de esta ñora. Si en los primeros momentos se deslindó de la situación, digo que no metía las manos al Cienfuegos por nadie, luego resulta que encabeza la heroica acción de defensa que básicamente consistió en recibir el aviso del Departamento de Justicia de Estados Unidos que decía algo así como: “Ahí les va su muchacho porque acá ya acabamos de jugar con él”. La supuesta negociación en dado caso no fue motivada porque era una afrenta al Estado mexicano detener a un general de ese nivel sin siquiera avisar al gobierno mexicano. Al parecer fue fruto de una presión terrible de parte de los militares y por tanto, él ya-confundo-hasta-a-mis-amigos-como-Akerman-los-confundo-con-mis-enemigos-como-Zuckerman se dobla totalmente a la voluntad militar, lo cual no lo hace parecer ni heroico, ni fuerte, ni negociador, ni daba digno de alabanza.

A esta ñora le queda claro que el elemento fuego seguirá por ahí dando mucha batalla, pero el favorito de la operación es el elemento tierra. Con tierra pretende cubrir todas y cada una de las acusaciones de enriquecimiento, uso indebido de recursos, entregas en bolsas de papel y propiedades no declaradas de cualquiera de su entorno cada vez más cercano.

Esta ñora no olvida ni el pío pío de su hermano que juntaba “alpistes” en bolsas de papel, ni su cuñada desfalcó con 200 millones de pesos al municipio de Macuspana, ni que dos de sus pilares como son Bartlett y Sandoval tienen propiedades imposibles de adquirir con sus sueldos… Y justo ahora llega la noticia de que el consejero legal Scherer sufre un ataque de amnesia y olvida declarar una propiedad en Nueva York. La ñora no necesita adivinar que esa noticia durará, si bien le va dos días, si no es que menos antes de que se le eche tierra. Y ya ni se diga de las crecientes denuncias de que Unidas Podemos, la versión gachupina de Morena, desvió recursos para apoyar la campaña acá en 2018. Al parecer, los españoles sí nos deben disculpas más recientes que las de la Conquista.

Pero la tierra más importante que quiere aventarse es sobre las cuentas de la Auditoría Federal de la Federación (ASF) que es un órgano que nadie tiene muy presente, pero que revisa si las sumas/restas/multiplicaciones/divisiones de los gastos que hace cada gobierno están bien hechas y si hay comprobantes de cada uno de ellos. La ñora iba a escribir que inexplicablemente no se ha dado la suficiente difusión a la cantidad de irregularidades y dinero no comprobado, que huele a corrupción, que han detectado, pero sí es explicable porque claramente se busca minimizar su impacto.

Esta ñora sospecha que hay una operación llamada los Cuatro Elementos que va más o menos así: “Echemos TIERRA a todo lo que en el AIRE huela como corrupción, a ver si se lo lleva el AGUA y nunca encienda el FUEGO que ilumine la verdad sobre este terrible gobierno”. Ni a Bruce Willis se le hubiera ocurrido ese argumento, dice el ñor y eso sí es todo un halago para esta ñora.

 

Te puede interesar: Los juegos de la política internacional

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.