El precio de las mujeres: 1 día de pérdidas de Pemex

Resulta que mientras en el Senado hacían carnitas con los 109 cochinitos que eran los fideicomisos, en la Cámara aprobaban la ley de ingresos.



Si la ñora y muchas de las ñoras de este país hemos aprendido algo durante el gobierno del me-da-pena-ponerle-apodos-a-un-convicto-pero-insulto-a-todos-los-demás-sin-pudor es que no le importamos: cerró las Estancias Infantiles, quitó presupuesto a los refugios para mujeres, somos responsables del fracaso de la seguridad nacional por no repartir chanclazos a tiempo… y muchas más. Pero ahora, ya hasta averiguamos cuánto valemos en términos monetarios gracias a las ñoras y ñores de la Cámara de Diputados.

¿De qué habla esta ñora? Resulta que mientras en el Senado hacían carnitas con los 109 cochinitos que eran los fideicomisos, en la Cámara aprobaban la ley de ingresos. O sea, lo que ñoras y ñores vamos a apoquinar con nuestros impuestos.

Entre las negociaciones que se hacen había una iniciativa de varios grupos de ñoras, ñoritas y similares que habían posicionado la propuesta de quitar el IVA a los productos de higiene femenina: toallas y tampones. Ese gasto parecería que no, pero sí es de primera necesidad y de necesidad repetida. Y no es optativo como la mayor parte de las ñoras desearíamos. Es una friega… económica también y para las mujeres de regiones muy amoladas en el país es verdaderamente inalcanzable y les dificulta el ir a la escuela, trabajar y otras labores no tener esos productos y no los tienen porque no tienen con qué pagarlos.

No se trataba de pedir que los impuestos de los mexicanos nos pagaran el costo total de las toallas femeninas –el aborto sí debe ser gratuito según nos han repetido hasta el cansancio, ese sí lo deben pagar todos los mexicanos según las pañoletas verdes– se trataba solamente de que en ese gasto mensual se ahorrara 16% cada ñora en un gasto que no eligió, pero que debe hacer unos 35 a 45 años de su vida.

No es un tema ideológico en sí ideológico: las ñoras de derecha y de izquierda tienen sus periodos; no hay sospecha de que las mujeres menstrúen por culpa de la corrupción (habrá quien lea así el Genesis, quizá), es una cuestión de la naturaleza y de la vida en la sociedad actual donde las ñoras ni queremos ni podemos escondernos esos días por no poder pagar por unas simples y planas toallas femeninas.

Era la propuesta ideal para mostrar la famosa “sororidad” que tanto se predica por parte de las diputadas y mostrar solidaridad por la mitad de sus votantes por parte de los diputados. Y hasta hubiera beneficiado al me-sacrifico-por-el-pueblo-bueno-haciéndome-pruebas-de-covid-cada-semana-no-vaya-ser-que-sí-me-dé porque hubiera aparecido como magnánimo protector de las “damitas”, ¿no?

Quizá por todas esas razones, la propuesta iba muy bien, se aprobó en lo general por la mayoría. Esta ñora ya aprendió que en “lo general” es como cuando andas en el súper poniendo productos en tu carrito, pero vas dejando de ladito los que no estás muy segura de comprar y se llama “reservas”, y ya en la mera caja decides si te lo llevas o no.

Así, pues, la propuesta de eliminar el IVA se metió en el carrito, y de pronto, una diputada de Morena la movió a las “reservas” en el último minuto. Dicen los chismes que era atendiendo una orden que llegó directamente del ya-salé-a-los-Dogders-y-van-a-perder-la-Serie-Mundial-como-Morena-en-Coahuila y con eso suficiente para que se votara en contra lo que horas antes se había aceptado. ¡El presupuesto no puede prescindir ni de 3 mil 400 millones de pesos del IVA de las toallas sanitarias de las mujeres, porque no vaya a ser que el monstruo come presupuesto de Pemex se quede sin ese dinero por UN DÍA y seis horas!

Ante un “estense quietos” más discreto y menos espectacular que el desgaste que la masacre de los fideicomisos significó, se decidió que alimentar las pérdidas de Pemex por un día es más importante. ¿A cambio de qué cedieron las diputadas y los diputados?, ¿de rendirse ciegamente al me-voy-a-jugar-beisbol-mientras-ustedes-se-destrozan? ¿De asegurar la posibilidad de presentarse en la reelección y seguir cobrando jugosos sueldos y demás ingresos a los que nunca renunciaron?

De la mezquindad del no-uso-cubrebocas-porque-no-hay-uno-tan-grande-para-tapar-las-bajezas-que-salen-de-mi-boca esta ñora ya no tenía duda alguna, pero ahora tampoco la tiene de los diputados y sobre todo de las diputadas de Morena y anexas que había actuado con libertad y con justicia para aliviar aunque sea en tan poco porcentaje un gasto a las familias mexicanas, especialmente beneficiando a las mujeres.

Mujeres, ya sabemos cuánto valemos para ellos, demostremos con nuestra voz y nuestro voto, cuánto valen para nosotras.

 

Te puede interesar: El verdadero guionista de la película del 2020

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.