El genial montaje de Anita la Huerfanita

Entre la oposición algunos se apuntaron para el papel del millonario, Oliver Warbucks, pero resultó que eso raparse para el papel los puso nerviosos y los hizo hacerse para atrás.


Montaje teatral


La ñora no pudo evitar que una lágrima le corriera por la mejilla mientras recordaba lo emocionante que es ir al teatro, la emoción de la primera, segunda y tercera llamada, el telón que se levanté lentamente… Eso fue justo lo que le vino a la mente al ver el despliegue tan asombroso de una escenografía que montaron en Los Pinos… y justo para escenificar ni más ni menos que “¡Anita la Huerfanita!”. Una cosa linda cómo pusieron camas de esas con cabeceras de barrotes metálicos, en línea una frente a la otra. Pero luego agregaron unos cuantos armarios más… Lo cual sí se le hizo raro a esta ñora porque impedían un poco la visibilidad, porque si era un montaje para una obra de teatro, ¿no?

Sin embargo, la siguiente escena las dudas se disiparon cuando vio al flaquito de Zoé Robledo mandando fotos: no sólo nos compartían el montaje de la obra, sino las audiciones. ¿Quería el papel de Anita? Tendría sentido considerando que los más destacado de Zoé, antes de ser director del IMSS, era ser organizador de eventos festivos y seguro ahora quiere tener el protagónico y cantar mientras baila con el perro Sandy… ¿Alcocer, el discreto secretario de Salud, estará ensayando para ese papel? ¿O será Jesús Cuevas que como perro faldero monta las cinco horas de transmisiones televisivas como un “Aló, presidente” permanente?

Aunque la verdad, esta ñora cree que el papel de Anita le queda un poco flojo a Zoé, y sospecha que la lectura de poesía que el dockstar Gatell hizo el miércoles por la noche, era en realidad su audición para el protagónico; pero como anda tan ocupado pues le facilitaron el asunto. Tiene la ventaja de que ha ido reforzando su manejo de las emociones en el escenario. ¡La foto de su cabeza ligeramente inclinada a la derecha, con la mano cruzando el pecho muy cerca de su corazón pasará a la historia! Sí, esa expresión beatífica al recibir un “no te preocupes, Rosario” tan sincero de parte del cada-día-me-sale-más-natural-mostrar-que-soy-un-inepto le abrió más posibilidades, seguro. Los malvados que veían, hace semanas, que lo habían lanzado a los lobos con el desafortunado comentario de Javier Alatorre nos equivocamos. O la tomada de agua a los tamales resultó en que era mejor crecerlo, seguir cultivando su figura…

Es que esta ñora ve clarito a López-Gatell bailando en el escenario al ritmo de tap, debe tener buen ritmo si era baterista en su juventud, y como Zoé también está flaquito, quizá no pierda el aire cuando tenga que lanzar un sonoro: “¡Seguro que hay sol, mañana!” que es básicamente lo que ha venido diciendo… mañana les explico el modelo Centinela porque lo guardamos tan bien, que todavía no encontramos cómo abrir la caja para saber el factor por el que se deben multiplicar los casos; pero no importa porque este modelo ya no sirve así que todos a coro vamos a cantar como Gatell: “Pensando en el sol, mañana; pasan las tristezas y no tienes; mal humor”.

La ñora cree que el papel de la directora del orfanato, Miss Hannigan se lo andan disputando varios en el Congreso, porque es perfecto para ellos porque nada les sale bien últimamente. Monreal y Delgado se andan peleando entre ellos afinando sus mejores chistes en Twitter para mostrar su valía y hacer una interpretación con un tono sarcástico que dejaría a la actriz que hizo ese personaje en la película de… perdón, la ñora no recuerda haber visto cuando se estrenó en 1982 con Carol Burnett, pero ha leído que ha sido la mejor por la capacidad cómica de Carol.

Entre la oposición algunos se apuntaron para el papel del millonario, Oliver Warbucks, pero resultó que eso raparse para el papel los puso nerviosos y los hizo hacerse para atrás. Parece que la oposición política desde que empezó el sexenio no más no se halla, no se atreve, no se organiza, da un paso, se repliega. No dan el ancho para el papel de Oliver quien al principio de la obra se muestra como un hombre capaz de lo que sea por obtener sus objetivos, incluyendo usar a una huérfana para mostrar su lado amable, pero al final en efecto nos muestra su lado humano y acaba haciendo el bien. La ñora sí espera que la oposición sea fría y calculadora, que se tome en serio su papel, que sea el factor que transforma primero por interés propio (si la ñora fuera opositor le gustaría tener futuro) y por los demás mexicanos.

Pero la transformación de Oliver sólo se da cuando aprende a escuchar, a buscar a los papás de Anita, cuando entiende que tiene ser fiel a sí mismo y no a lo externo. La oposición tiene que entender que no es a través de imitar las conductas del pido-explicaciones-me-las-dan-pero-me-hago-el-interesantes-porque-no-hablo-inglés, o de emular su discurso, sino creando un discurso nuevo. La oposición no debe hacer audiciones ni siquiera para ser parte del grupo de las niñas amigas de Annie, tiene que crear una obra nueva.

Esta ñora espera que la oposición no invite a cantar (aunque Anaya y Meade cantarían “Tomorroooow” porque ellos sí hablaban inglés), no invente promesas, no venda un futuro promisorio con todo y arcoíris. La ñora ni siquiera espera que sean un contrapunto a las barbaridades que cada día el dejemos-de-usar-el-PIB-para-medir-la-riqueza-porque-ando-dando-las-peores-cifras-de-la-historia porque no tiene caso. Y no lo tiene porque solito se ha deslavado, se ha empequeñecido y nomás le quedan los montajes de decir que ofrecen ayuda a los médicos y enfermeras en las condiciones de un orfanato de los años veinte.

Si la oposición presenta una narrativa propia, realista y que además cambie el tono de derrotismo que está detrás de los “apoyos sociales” y lo sitúe en un “lo haremos juntos, trabajando, con esfuerzo, dejarás de depender de una ayuda”, encontrará resonancia no sólo en los que no votaron por lo que se está viviendo sino en sectores más amplios de la sociedad. Esta ñora así sí creerá que “el sol brillará mañana”.

PS Felicidades a todas las madres en su día, especialmente a la de esta ñora.


Te puede interesar: El cuento de los tres cochinitos, a la mexicana

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.