Propósitos de Año Nuevo

México no va a tener un mejor gobierno, si no tiene una mejor ciudadanía.


Mejorar este año


Esta ñora disfrutó mucho sus vacaciones familiares, pero sobre todo disfrutó la falta de mañaneras. Ah, qué bonito prender el radio y no encontrarse con el murmullo del no-tengo-ni-idea-de-dónde-está-Bolivia-y-menos-del-lío-en-que-me-metí. También aprovechó la tregua para meditar cuáles podrían ser sus propósitos para el año que entra.

Dejando de lado los básicos de perder peso, hacer ejercicio y por supuesto, no matar a los escuincles, perdón, de seguir queriendo y educando a las bendiciones, y lograr un feliz e ideal hogar para el ñor, esta ñora piensa que los ciudadanos responsables y preocupados por el país también tendrían que tener algunos propósitos.

El primero sería cuidar lo que sale de la boca –o sea lo opuesto para lograr bajar de peso, que exige cuidar lo que entra en la boca–, es decir, evitar asimilar como propios las expresiones de división que el los-felicito-y-pido-unidad-para-dos-segundos-después-dividir-de-nuevo así dejar de usar tanto lo de fifís, neoliberales y, por supuesto, chairos. Buscar que las palabras como ciudadano, mexicano, comprometido sean las que dominen.

Buscar que cada crítica que se haga en redes, en la plática diaria no se quede en hacer botana del…. Ok, sí hacer broma, porque si no nos reímos, sí es posible que nos ahoguemos o nos matemos a golpes, pero sí que cada burla se acompañe de una propuesta sobre cómo resolver las cosas.

Reflexionar cada que se critiquen las acciones de un gobierno, si la ciudadanía ha cumplido. Porque luego se dan quejas de que, por ejemplo, en la Ciudad de México no dejarán circular en ciertos horarios los autos con placas de Morelos, pero muchísimos registraron sus autos en el vecino estado porque lo que querían era evadir el pago de impuestos.

Es que sí, esta ñora, por más que le duela aceptarlo, se ha hecho consciente de que el me-fui-a-La-Chingada-pero-nomás-de-vacaciones no es fruto de la generación espontánea, ni producto del conjuro de un malvado hado, es una expresión de la misma sociedad.

México no va a tener un mejor gobierno, si no tiene una mejor ciudadanía. Así que ojalá que los propósitos de año de muchos se inclinen más por la unidad y la acción en favor de México, que en la queja y la división.

¡Buen Año 2020! (A qué bonito escribir por primera vez el año).

 

Te puede interesar: La posada del gobierno

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.