Preguntas que no cesan

Muchas preguntas, pocos planes serios y mucha incertidumbre; pero, sobre todo, mucha tela para el chisme.


La situación política en México


Una de las actividades que más se atribuye únicamente a las ñoras es el chisme y la especulación, lo cual es a todas luces infundado. No que nos guste el chisme y la especulación, sino que seamos las únicas. El comentario y/o chisme político es lo de hoy en casi todas las reuniones familiares y sociales. ¡Y qué decir de los diversos grupos de WA en los que la vida nos envuelve! Los memes o comentarios van y vienen.

Porque últimamente todo el mundo tiene un pariente, amigo, compañero del kínder, primo de un amigo con hemorr… perdón, que no fue a la fiesta, que a su vez es amigo, primo, sobrino, protegido o ahijado que tiene información confidencial sobre el gobierno y sus protagonistas. No falta al que contaron que la razón por la que nos-andamos-hamburgesando-y-eso-no-está-bien-habiendo-tanto-taco no viaje es porque se marea en los aviones si está más de tres horas y que esa es la verdadera razón por la que no puede viajar al extranjero porque todas las fronteras están a más de tres horas.

Y es que desde que comenzó, este gobierno ha estado generando cada vez más preguntas porque se lanzan planes y programas con bombo y platillos, pero una vez pasada el estruendo de su lanzamiento no se encuentran ni los fundamentos ni los documentos ni los planes de detallados que los sustenten. Una amiga de esta ñora ha estado preguntando por el Plan de la Estrategia de Lectura –algunas de las amigas de esta ñora son bien nerds, la verdad—y dice que nada; que sólo ha encontrado un video cortito que se presentó en Palacio Nacional. ¿Por qué entonces lanzar un programa que no tiene sustento?

El día del lanzamiento del Plan de Negocios de Pemex, esta ñora leyó que un columnista había buscado encontrar algo más que el PowerPoint que habían presentado en la mañana para analizar y escribir con más conocimiento de causa –esta ñora como es una columnista de causa perdida, pues no es tan acuciosa– su análisis. Pero nada, las preguntas serias que ese columnista serio se quedaron sin respuesta. Y el columnista como quiera, pero los que dan la lana para los países, los que avalan inversiones como que no son tan facilitos si no cuenta con respuestas sólidas.

El plan de la compra consolidada de medicinas que tanto ruido hizo a finales de junio también era un problema de preguntas sin respuesta. La licitación según le explicó un amigo del ñor fue tan grande y suscitó tantas dudas que los cuatro o cinco especialistas que debían por ley responderlas eran incapaces… o por lo menos incapaces de resolver tanta pregunta porque nunca habían atendido una compra tan masiva. Y todavía sigue en el aire la duda de si los de Sabritas le habrán entrado al quite en la repartida de las medicinas porque claro, medio arreglaron comprarlas –o eso parece—pero eso de llevarlas a donde se requiere pues no es tan fácil.

Y ahí surge otra duda. Uno de los más beneficiados en esas compras, e involucrado en la industria farmacéutica era el famoso superdelegado de Jalisco, Carlos Lomelí. Exsuperdelegado porque el millonario amigo renunció. Hubo medios periodísticos que documentaron sus tranzas y sus conflictos de interés y recibió una amplia defensa de parte del voy-derecho-no-me-quito-si-protestan-me-desquito y de pronto, que como hongos cuando empieza a llover aparecieron denuncias en la Secretaría de la Función Publicitaria, ah, no, perdón que es la Secretaría de la Función Pública –es que como la esposa del dos veces doctor luego aparece emulando a la revista Quién, esta ñora se confundió--. Aquí la ñora se pregunta: ¿Por qué ahora? ¿Por qué de pronto es el malo? ¿Qué se rompió? ¿A qué parte de los pactos que lo favorecían se incumplió?

Es clarísimo que Lomelí tenía muchos conflictos de interés, pero la misma secretaria que hoy se quiere erigir como paladín de la justicia –uno de esos chicos que eran buleados en la escuela y que hoy tienen notoriedad la calificó de Robespierre, supongo que se durmió en esa clase y no supo que el insigne revolucionario murió guillotinado—tiene varios conflictos con parientes trabajando, no ha hecho nada en el caso de Romo o de Jiménez Espriú, y tampoco se ha pronunciado por el posible conflicto de que en la Secretaría de Revienta, perdón de Hacienda –el corrector anda haciendo de las suyas—el nuevo, alegre y seguro de sí mismo titular es ahora jefe de su esposa que ocupa una subsecretaría. ¿Qué se está rompiendo en el interior del gobierno? ¿Qué pasa tras los telones en Morena? Muchas preguntas, pocos planes serios y mucha incertidumbre, pero sobre todo mucha tela para el chisme.

 

Te puede interesar: Vacaciones en un auto 4T 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.