Solamente alcanzó para hacerlo de cartón

El Seguro Popular requería ajustes para extender de manera efectiva la cobertura de salud a más mexicanos; sin embargo, se creó el Insabi, con el cual de 20 millones pasamos a 35 millones sin afiliación a un sistema de salud.



Esta ñora se topó recientemente con los pormenores de la celebración de la Caída de Tenochtitlán en el Zócalo; perdón, que ya no se dice Caída sino inicio de la Resistencia Indígena. En fin, pues resulta que por órdenes Clau y con la venia del no-hay-una-solo-foto-mía-visitando-niños-con-cáncer-pero-cientos-comiendo-garnachas se está construyendo una enorme maqueta con tablaroca del Templo Mayor a unos pocos pasos del Templo Mayor original. En el cual, por una granizada en mayo, se vino abajo un enorme techo de lámina que lo protegía que no ha sido reparado.

Es un montaje para un espectáculo de luz y sonido que estará ahí sólo quince días y esta ñora no ha entendido si la parte de luz y sonido será todos esos días o nomás hoy para olvidar que los españoles y sus montones de aliados fueron los que ganaron. O sea, un espectáculo pa’l despecho.

Esta ñora está admirada con la precisión histórica que le está poniendo Clau al asunto, porque anda invitando a que todo el mundo vaya al Zócalo, seguro para agregar el realismo del contagio masivo, sino de viruela por lo menos de COVID. A lo mejor fue petición de su jefe, el como-gobernar-es-muy-fácil-ya-sale-mi-segundo-libro-escrito-desde-que-soy-presidente que se dice expertísimo en historia.

El tinglado no será pagado directamente por los mexicanos (la ñora espera no inventen que ahora nos llamamos tenochtitlanos o algo así), se pagará vía extensión de impuestos a OCESA. En otras palabras, entrará menos dinero, pero no haremos cheque.

Esta ñora hacía mucho que no disfrutaba tanto de una acción de gobierno porque pocas ejemplifican así de bulto lo que es esta administración federal. Y sí, todo esto ya cuenta como parte del gobierno federal pues Clau, el miércoles, cambió el color verde de su logo que le daba cierta independencia visual al color del gobierno federal y su partido. Si Tenochtitlán dejó de existir de forma autónoma el 13 de agosto de 1521, la ciudad lo hizo el 11 de agosto de esta semana. Mucha resistencia indígena, muy poca resistencia institucional.

Como sea, una estructura temporal, vacía y endeble se usa para hacer un espectáculo a pocos metros de la estructura real que requiere atención para no deteriorarse. Tal como la adquisición de medicamentos en la que había muchísima corrupción y tranzas, pero en lugar de atender eso, se creó una “nueva” que sigue sin lograr el abasto y han causado una estela de muertos. El Seguro Popular requería ajustes para extender de manera efectiva la cobertura de salud a más tenochtlitlanos (no es cierto, todavía somos mexicanos) pero no, se armó una cosa de cartón y tubos llamada Insabi con la cual de 20 millones pasamos a 35 millones sin afiliación a un sistema de salud. Teníamos un programa Próspera con reconocimiento internacional que incluía además de dinero y atención médica, sobres con suplementos alimenticios obviamente las varias estructuras de cartón que son las becas y transferencias pues ni son lo mismo ni son más baratas.

En el lado de la participación ciudadana aquí la verdad es que no había Templo Mayor original que cuidar, pero la ñora encuentra un gran daño a que la gente se involucre cuando los procesos de consulta ciudadana son de tubos y cartón como lo de los supuestos juicios a los expresidentes.

Y todavía peor, con la estructura completamente vacía y peligrosa de derrumbarse que es la Revocación de Mandato. Primero, porque a la fecha no hay leyes secundarias aprobadas, o sea, se tiene sólo la carrocería del auto y ni motor ni llantas. Segundo, porque los textos que se quieren aprobar de esas leyes traen problemas de inconstitucionalidad pues explícitamente se pone un artículo para que sea aplicable al estoy-a-dos-de-ordenar-que-la-Guardia-Naciona-abra-las-escuelas-porque-nadie-más-me-pela, y no se puede legislar en función de una persona y así mil detalles jurídicos más. Tercero, porque eso de andar deshojando la margarita para “me quedo, no me quedo, me quieren, me no me quieren” solamente abona a la incertidumbre y nos hace ver como un país inestable, poco confiable y con alto grado de ingobernabilidad. Básicamente acabaremos aislados y más empobrecidos.

Esta ñora piensa que con el paso de los meses la administración actual que se sabe derrotada por probada ineficacia apostará cada día más a la creación de escenografías vacías pero con mucha luz y sonido para seguir encandilando a los ingenuos. Esta ñora también confía en que la cantidad de mexicanos con madurez supere por mucho a la de los ingenuos.


Te puede interesar: Los olímpicos de nuestra política 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.