El Departamento del Distrito Federal reloaded

Sin querer, la Línea 12 del Metro puede ser el cuarto elefante blanco de esta administración porque hay muchos que indican que no tiene viabilidad.



Cuando esta ñora jugaba en el parque cuando era escuincla, perdón, una bendición para la su ñora madre, había unos enormes osos y otros animales de cemento. Algunos tenían (o tienen) grabado el DDF, porque durante años la Ciudad de México era el Departamento del Distrito Federal cuya cabeza era puesta directamente por el presidente. Y finalmente el sueño de volver al pasado se cumplió en esta ciudad cuando la jefa de gobierno renunció a serlo para que el mi-nueva-enemiga-es-la-clase-media-de-aquí-a-que-acabe-el-sexenio tome en sus manos el control completo.

Doña Clau, antes conocida como la escoba más rápida de la ciudad, medio trató sus primeros tres años al frente de la ciudad de distinguirse y venderse como alguien que gobierna. Algunas de sus distinciones fueron muy de risa como sus famosos “tequios”, una supuesta figura de los pueblos prehispánicos donde todos dedicaban un día a acciones comunitarias. De ahí, las muchas fotos de la Clau que además de la escoba nos mostraba que sabía usar el trapito.

Sus habilidades para esconder bajo la alfombra la suciedad, técnica que cualquier ñora que se respete reprueba con toda fuerza, ya le había sido muy útil en el pasado cuando siendo secretaria de Medio Ambiente aceptó ser la que hiciera los primeros tramos de los Segundos Pisos. (Esta ñora está por resucitar su Guía Roji para hacer sus recorridos sin subirse a estos porque ya le dan muchas ñáñaras, aunque el ñor diga lo contrario). Y así le escondió la basurita de los usos del dinero que todo el mundo presume se fueron a pagar la primera campaña a la presidencia del me-vale-que-los-niños-con-cáncer-no-tengan-medicinas-porque-no-votan.

Ahí se ganó la lealtad que la impulsó hasta hoy. Fuera de los tequios, en algunos temas particulares parecía estarse distinguiendo, sobre todo gracias a que ha elegido algunos buenos perfiles como Eduardo Clark, quien es director del Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública. Ya sólo que existiera esa agencia frente al gobierno federal que parece tener repelús a cualquier cosa que parezca medianamente moderna, era un punto de diferencia.

El citado güerito (sí, caray, qué mala coincidencia, seguro Lalo además estudió en el extranjero, supone esta ñora) tiene una gran capacidad comunicativa. En medio de la peor parte de la pandemia, esta ñora le creía a Clark porque en contraste con el que era rockstar de la pandemia y hoy es estrella fugaz, contestaba rápido, con números, o decía que no sabía pero que lo checaría. La vacunación la tomó y en varios casos se organizó bien con las alcaldías y ahí la llevaba con buen ritmo. Todo eso le redituaba a la Clau que medio se peleó hasta con la estrella fugaz y trató de mantener cierta independencia, un poquitillo presidencial se podía ver. ¡Hasta usaba cubrebocas la pillina!

Pero como la ñora y todos los demás vimos: la Clau claudicó. La caída del Metro en Tláhuac fue too much para ella. No sólo se le cayó el Metro, sino que luego media ciudad se le salió del huacal y resultó verde chafa (como el semáforo) para andar complotando contra Marce (que tampoco es que ande cantando feliz por las colinas). La Clau aceptó el miércoles ceder el control del Metro y de la ciudad al soy-eterno-candidato-porque-no-me-apapacharon-lo-suficiente-de-chiquito. Se supone que es una forma de protegerla y de que siga siendo la “delfina” (¡la Delfina de la SEP es mera coincidencia!) para dentro de tres años.

Pero esta ñora no cree que a la larga esa apuesta se pueda sostener, porque se está adelantando la versión morena del “maximato” de Calles a antes de dejar el poder. Claro, esta ñora también es consciente de lo absurdo que es a TRES años del fin del sexenio y a tres o cuatro semanas de las elecciones intermedias el tema central sea la sucesión presidencial y no aquello para lo cual se les eligió: gobernar.

Claro, esta ñora lo entiende, cuando tenemos a cargo a el mando-a-Beatriz-como-mi-representante-a-Costa-Rica-porque-a-ella-le-encanta-viajar-al-extranjero-pero-no-es-la-primera-dama-en-México que se especializó desde 2005 en ser candidato y nunca se dio tiempo para entender lo que es gobernar ni le interesa en realidad.

La campaña para “ganar” de nuevo al DDF ya empezó no sólo con la declaración de que la Línea 12 del Metro quedará rechinando de limpio (quizá de eso la Clau sí pueda hacerse responsable) en un año. Esta ñora se ríe de ese plazo porque la lista de plazos que no se han cumplido en este sexenio es más larga que una mañanera, pero sobre todo porque supone que Slim tendrá que pagar toooooodo porque dinero para algo tan grande al parecer no hay. Nadie ha sacado a relucir si hay o no seguros y si pagarán… o quizá no pagarán porque al estar mal construido pues no tienen que hacerlo. Sin querer, la Línea 12 del Metro puede ser el cuarto elefante blanco de esta administración porque hay muchos que indican que no tiene viabilidad.

Pero no se preocupen, queridos chilangos del DDF reloaded vienen otras cositas lindas para nosotros. Casualmente ayer, Nacional Financiera firmó un acuerdo con el “exgobierno” de la efímera autónoma CDMX para dar créditos a pymes. El tema se perdió un poco con lo del Metro, pero la mano benefactora de nuestro nuevo jefe de gobierno se notó porque se trató de una súper ceremonia con grandes mesas y con la presencia del ¡secretario de Hacienda federal! (ese también ya va de salida, pero estuvo). El monto servirá para ayudar a ¡dos mil pymes!, total, nada más se perdió un millón de pymes el último año, pero quién se fija en que sean tan poquitas.

Con esa emoción y ejemplo, esta ñora va a dar mantenimiento preventivo a su cocina al estilo de la Clau, o sea, va a barrer y sacudir con mucha enjundia como hace todos los días, pero ahora más motivada porque los chilangos volvemos a ser el centro de la atención del país.


Te puede interesar: Aspiracionistas versus respiracionistas

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.