A río revuelto, ganancia de ciudadanos

Los meros buenos resultados son los conteos que se hacen en las juntas del INE de cada distrito.



Esta ñora a veces desearía tener una bola de cristal, porque no están ustedes para saberlo, pero le queda muy bien eso de la pañoleta bien puesta en la cabeza sobre todo porque le jala las arruguitas. Con esa bola de cristal podría ver no lo que pase el domingo, sino lo que suceda el miércoles y de ahí en adelante.

La gente suele olvidar que los resultados que se contabilizan en el PREP de domingo a lunes, o los conteos rápidos que se sacan con una fórmula matemática a partir de las sábanas con los resultados, son considerados preliminares. En el caso del PREP, las capturas de resultados se hacen a toda velocidad, y si un acta por alguna razón no es legible, está lastimada o detiene la rapidez de la captura se manda a un archivo especial y no se cuenta en ese momento, por eso el PREP nunca tiene 100% del conteo.

Esta ñora que no tiene bola de cristal, pero sí buena memoria y se informa, por eso sabe que los conteos que se inician de cero el miércoles a partir de las actas (copia de las del PREP) que se dejan en cada paquete electoral son los considerados oficiales.

Dios guarde la hora, que alguno piense que esta ñora desprecia el PREP, al contrario, es una cosa fantástica que cualquier ciudadano pueda tomar una foto de los resultados de su casilla y dando varios clics encuentre tal cual los resultados en el sistema. Es más, esta ñora hace una pausa para invitar a todos los ciudadanos a salir el domingo en la noche o muy temprano el lunes a tomar fotos de sus actas y buscarlas en los PREP, el federal para diputados y el de cada estado para lo que se elija en cada estado. Y subirlas con todo y piolines a sus redes sociales, que todo México se entere, pues.

Acabada la pausa comercial, esta ñora retoma sus meditaciones y entiende que se suelen olvidar los conteos oficiales que inician el miércoles porque el sistema electoral del país está tan bien hecho que los resultados no suelen ser muy diferentes, y son casi innecesarios (para la opinión pública) cuando el margen del ganador es amplio. Por eso, en las elecciones de 2012 y de 2018 ni quién los pelara ni se acuerde de esos días. En cambio, como esta ñora recuerda, aunque fuera tan joven, que en 2006 fue un desastre tanto con el PREP como con los conteos.

Primero porque empezaron a decir que esas actas que no estaban capturadas eran votos que se estaban “robando”. Así sembraron la primera duda ante el sistema. Las actas, por supuesto, las podían ver los de los partidos, no andaban perdidas ni de parranda ni nada parecido. Por eso, son resultados pre-li-mi-na-res.

Los meros buenos resultados, como esta ñora señalaba, son los conteos que se hacen en las juntas del INE de cada distrito. Ahí hay un montón de gente de la junta, también están los representantes de los partidos que pueden, como abogado en serie gringa gritar “objeción”, y lograr que un acta de una casilla donde no ganaron se cuente después. Lo pueden gritar ante cualquier pretexto como que un 0 parece 6 o que hay muchos votos nulos o que qué fea letra tiene el que la llenó. Y claro, cuando en la casilla ganaron, pues no dicen nada y esa sí la cuentan primero.

De esta forma en 2006 durante horas y horas los resultados mostraban como ganador al si-ya-saben-que-mandé-al-diablo-a-las-instituciones-por-qué-esperan-que-cumpla-con-la-veda aunque no lo era. Todas las actas con dudas fueron revisadas y en algunos casos se abrieron los paquetes, se revisaron y se recontaron. Son muy pocas las casillas que deben revisarse, porque los ciudadanos que cuentan los votos y llenan las actas, hacen un esfuerzo enorme y digno de aplauso. A esta ñora le asombra cómo logran un margen de certeza asombroso, que sólo desprecian y minimizan quienes están dispuestos a desprestigiar al INE y a los millones de ciudadanos que hacen ese trabajo por su país

Como la ñora y todo el mundo sabe, al final, el pequeño margen con el que ganó Calderón incluso se amplió muy ligeramente, pero eso se supo horas y horas después. Margen muy favorable para que creciera todavía más el sospechosismo de algunos que estaban desesperados por creer que había mano negra.

Por todo eso, esta ñora quisiera saber qué pasará el 9. En su fantasía más bonita, esta ñora espera que los resultados sean tan amplios y ventajosos para México (cualquiera puede adivinar los resultados con los que esta ñora sueña) que nadie los pele, que con los preliminares se tengan las certezas en cada uno de los distritos locales y federales, así como en las gobernaturas. En su fantasía, además los perdedores apabullados por su derrota no dirán nada y se comportarán como demócratas.

La ñora no niega que es una fantasía muy linda, pero poco probable. Sin embargo, no es el único futuro que esta ñora quiere ver en esa bola de cristal. Pues quiere ver que los millones de ciudadanos que sí se están moviendo en todo el país, en esa mayoría silenciosa como le dicen algunos, que se han interesado en la política como nunca antes, que han ido siguiendo las tendencias, que por fin saben en qué distrito electoral viven, que siguieron las encuestas, que se inscribieron como observadores electorales o como representantes de partidos en las casillas, que llevaron a votar a la vecina mayor, etc. se conviertan además en ciudadanos exigentes con quien quiera que gane.

Aunque no gane el que desean, que su impulso y ganas de hacer un mejor país duren para siempre. Que este río revuelto de las aguas políticas de nuestro país, sean ganancia de unos ciudadanos más presentes, más exigentes y más comprometidos para que esta revoltura que en gran medida se debió a la indiferencia previa, no se vuelva dar.
Esta ñora sueña (y reza).


Te puede interesar: Compras de “Black Friday” en pleno mayo

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.