Los siete pecados capitales de este gobierno

Desde que inició el sexenio, la soberbia ha sido el dominante, pues el gobierno ha llegado a creer que está haciendo un nuevo capítulo del Génesis.



Esta ñora por supuesto que está en profunda reflexión en Semana Santa, como debe ser y en sus cavilaciones se ha topado con mucho pecado propio y… ajeno. Como el pecado ajeno es más sabroso, pues mejor les cuenta de sus hallazgos de los pecados capitales en el gobierno del me-escurro-por-atrás-por-terreno-de-terracecía-Tabasco-porque-me-querían-atacar-unos-damnificados-conservadores.

Obviamente, el pecado capital más evidente es de la envidia, desearía tener los logros de Calderón (pocos o muchos), en la economía y el combate a la influenza, entre otros, porque sólo así se entiende que lo traiga en los labios todo el tiempo. Parece que también envidia a Brozo, quizá porque da mejores espectáculos que él y el raiting de Latinus es más alto el de las mañaneras. Y ni decir del florero Sandoval que no lo ha dicho, pero envidia la capacidad de investigación de Loret.

De la gula además de la pancita chelera que disimula poco, hay montones de fotos del inundé-a-los-tabaqueños-más-pobres-porque-así-cumplí-mi-promesa-y-les-tocó-primero-el-agua entrándole a la garnacha, a la cecina, al tamal de chipilín, al jugo de piña, al caldo tlalpeño, a la barbacoa, aunque el pan parece que sí se le indigesta a lo mejor es porque lo trajeron los malvados españoles… pero también trajeron los chivos para la barbacoa… Así que quién sabe…

Esta ñora continúa su pía reflexión y ahora se enfoca en la pereza. ¡Ah, qué pecado tan mexicano, dicen algunos! Y sí, en el todos-me-odian-nadie-me-quiere-voy-a-comerme-unas-conservas la pereza cuesta encontrarla porque flojera de levantarse temprano no tiene; pero luego de las dos horas de espectáculo y de entrarle al chipilín le da un mal del ganso muy extraño y no vuelve a trabajar. Y la pereza es también irse a pelotear cuando el país se está cayendo a pedazos, y de ese lado de su pereza sobra la evidencia.

La mitad o casi tres cuartas de su gabinete como que también cae aquí porque trabajar lo que se dice trabajar esta ñora no recuerda haberlos visto, la verdad es que no recuerda haber visto nunca ni a tres cuartas partes del gabinete.

La ñora y casi cualquier mexicano ha visto cómo se le sube la ira al Salgado-es-mi-cuate-y-aunque-sea-un-ojete-no-quiero-que-nadie-lo-objete cada que el INE hace su chamba. Pero es una ira como la bolita de la canción de Garibaldi (saludos, diputado Sergio Meyer) porque se le bajaba cuando el INE le negó el registro a México Libre, pero se le anda disparando a niveles cada día más peligrosos para la democracia.

Uy, de la avaricia está lleno el congreso que acabó con los fideicomisos, que aprobó cortar el presupuesto y claro de ahí le brincó a los contratos a varios de sus leales como Epigmenio y Carmen Aristegui (quien debería quejarse amargamente por discriminación, piensa esta ñora, sólo le dieron 8 millones y a Epi 150).

Las 26 casas de Bartlett también podrían caer en avaricia, pero dada la fortaleza de dinosaurio mayor, su avaricia también lo lleva querer ser dueño de todo el poder… eléctrico del país. Una vez ya se “le cayó el sistema” y parece que va por la segunda edición, pero ahora a nivel nacional, o sea, así escala la avaricia.

La avaricia últimamente se apoderó también de la SEP donde lanzaron una convocatoria para hacer la nueva versión de los libros de texto que serán gratuitos porque los colaboradores no van a cobrar NADA. Sí, nada. Maestros, redactores e ilustradores han sido convocados a trabajar como siervos de la nación… Ah, no perdón esos sí cobran y un chorro… para sacar en dos meses un trabajo que según leyó la ñora hacerlo normalmente tardaría un año. Mejor guardar esa lana para… esta ñora no tiene idea de para qué se ha “ahorrado” tanta lana que no alcanza para pagar a profesionales.

Esta ñora no piensa entrar en detalles sobre la lujuria porque esta ñora es toda una dama y de esas cosas no se habla, pero don rockstar de la pandemia sí ha sido visto varias veces sin protección… o sea, sin cubrebocas y entrándole… a las chelas en varias partes… de la República Mexicana. Eso sin contar con las calenturas que le dieron por el COVID y que tuvieron un efecto rejuvenecedor como de arreglitos de cirugía plástica… pero esta ñora reitera, ella no va a hablar de ello.

El último pecado capital que esta ñora ha detectado en sus profundas reflexiones de esta Semana Mayor está el pecado mayor: la soberbia. Ni falta decir que desde que inició el sexenio ese ha sido el dominante, pues han llegado a creer que están haciendo un nuevo capítulo del Génesis: “Y se hizo el feminicidio, y se hizo la vacunación universal, y se hizo la historia de nuevo, ¡el océano Pacífico no existía antes de diciembre de 2018!”.

El problema es que los ciudadanos sentimos que lo que se escribe a diario es un capítulo; pero del Apocalipsis, donde los peores demonios andan sueltos y haciendo de las suyas en tantos niveles…

Esta ñora confía en que los ciudadanos y partidos de oposición hagamos un profundo acto de contrición y tengamos propósito de enmienda para ser mejores ciudadanos, más participativos y exigentes; y los partidos que nos fallaron muestren su arrepentimiento y encabecen de mejor manera sus campañas para recuperar el equilibrio de poderes.

 

Te puede interesar: El hijo de don Pri y doña Soc

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.