La rueda de los hámsteres del gobierno

La idea del registro pareció surgir porque los siervos de la nación estaban haciendo llamadas para sondear a la gente y pedirle datos para ir preparando la vacunación.


Leyes a modo


La semana pasada el tema que dominó la conversación fue la ausencia del yo-sí-viajo-en-avión-aunque-Gatell-dice-que-no y las apuestas de qué le pasaba o si le pasaba y si aparecería. La ausencia del material que usualmente daban las mañaneras se vio sustituida por el “registro para las vacunas de los mayores de 60 años”.

La idea del registro pareció surgir porque los “satélites de la nación”, perdón los siervos de la nación, estaban haciendo llamadas para sondear a la gente y pedirle datos para ir preparando la vacunación. El hecho de que fueran los “simpáticos” personajes de chaleco café quienes serán vacunados antes de cualquiera quien llamen, por cierto; se percibió como tema electoral o, quizá, de plano iba a ser mucho trabajo. Entonces, alguien se acordó del “internet de las cosas” y que Pepillo Origel contó que se había registrado en Miami para poder vacunarse, y decidió hacer una página de registro para aparentar ser neutro y eficiente. ¿Qué tan difícil puede ser? Le chiflaron al becario para que hiciera la “infrasectucruta” necesaria.

Esta ñora no va a negar que fue de las que compartió el “entusiasmo” masivo que según el rockstart fue la causa de que la página no funcionara. La ñora ahí andaba recolectando curps de la abueñora, de la suegrañora, y hasta del vecino que es muy mayor. Por días, entre lágrimas esta ñora veía aparecer “Error 506”, “No se puede acceder a este sitio” y daba “refresh” como enajenada. Luego de intentar en el celular, esta ñora decidió tomar acciones más contundentes y confiscar la tablet de la escuincla mayor, perdón bendición mayor, en plena clase de matemáticas.

Entonces fue cuando intervino el ñor que en actitud muy zen le dijo a esta ñora: “Pareces hámster en su rueda, corriendo desesperada para no lograr nada. Esas páginas están mal hechas que no soportan los quince millones de registros, no están alojadas en un servidor lo suficientemente grande, y por como están diseñadas ni siquiera van a servir luego para darte la cita. Y te recuerdo que no hay vacunas todavía, ¿qué reparten? A ver si lo que logras es que por dar datos personales a lo loco anden extorsionando a mi santa madre”.

Esta ñora pasó por alto el que sólo se preocupara por su ñoramadre, y se bajó de su rueda de hámster que tampoco funcionaba y chirriaba mucho. Así se dio cuenta que mientras perseguía la ilusión de dar los datos de la abueñora, que de todas maneras el gobierno ya tiene por la pensión que por derecho constitucional goza, en las Cámaras de Diputados y Senadores están amenazando con aprobar leyes muy peligrosas como las modificaciones a la Ley de Energía Eléctrica, la de regular las redes sociales, la del Banco de México y la del outsourcing por decir algunas.

Esas leyes que sí pretenden quedarse con todo: el control de la electricidad sin importar que los escuincles, perdón, las bendiciones vivan en un mundo mil veces más contaminado o que los precios de la luz se disparen (queda claro que esta ñora no vive en Tabasco donde es el Edén para no pagar la luz, ya por decreto se les perdonó todo lo que no han pagado en 25 años, sí desde 1995 y seguro no les subirán nunca la tarifa). Y así no sólo el dinosaurio mayor y de rancia formación priista como Bartlett tendrá todos los hilos eléctricos en las manos, sino que, de paso, quizá logre reventar el tratado de libre con Estados Unidos y Canadá en venganza porque no puede llevar a sus nietos a Disneylandia porque no tiene visa y sí varias órdenes para llevarlo a la cárcel.

Y qué decir del control de “las benditas/malditas/traicioneras/inestables para mi partido” redes sociales. Esas me gustaban cuando me ayudaron a ganar las elecciones; pero ahora que nomás me critican no me gustan y quiero callarlas. Tema que dijo Monreal es PRIORIDAD para todos, por encima de las vacunas, el fracaso en las compras consolidadas de medicinas, la cascada de cierres de empresas de todos los tamaños, etc. Los mexicanos clamamos al cielo que se regulen las redes sociales, dice el senador.

Luego está quitar regulaciones a los bancos para recibir dólares en efectivo. Al parecer no es para complacer al narco (o también aprovechando la ocasión) sino a un amiguito banquero que tiene sus bóvedas llenas (tal cual) de billete verde porque hizo las cosas mal en pasado y los gringos lo castigaron. Dicen que el susodicho banquero le fue a llorar al me-encanta-jugar-donde-está-el-presidente-dónde-está-el-presidente y le hizo una ley a modo y que no importa que luego los bancos mexicanos tengan problemas con todo el sistema bancario del mundo.

Ya de pilón la ley del outsourcing. Aunque en esa quién sabe en qué quede, porque según se dijo cuando el ando-dispersando-coronovirus-pero-tranquilos-porque-es-la-mutación-con-fuerza-moral-no-de-contagio anduvo en Monterrey le explicaron con manzanitas el tema y ¡le entendió! y que la iniciativa se va a junio, dicen.

En lo que esta ñora daba vueltas como hámster también se descubrió que el año pasado se les perdieron las facturas de en qué habían gastado 50 MIL MILLONES de pesos, o que el director de Pemex tomó dinero del sobrecito de los proveedores de Dos Bocas para pagar a los proveedores de otras cosas y que nadie sabe qué pasó con el primer sobrecito de dinero que lo llevó a usar el segundo sobrecito…

Esta ñora no se quiere justificar a sí misma, pero sí se entiende porque la dominó la sensación de que si lograba inscribirlos a la lista estaría haciendo algo positivo. Pero definitivamente es otra forma de distracción. Esta ñora apuesta, al momento de que por fin haya vacunas, no habrá citas por internet y serán otras las formas en las que con suerte se lleguen a distribuir las vacunas (si es que no antes bajan el registro por inoperante).

Esta ñora tratará de no subirse a otra defectuosa rueda de hámster que le ofrezca el gobierno o los chistes de la mañanera y tratará de centrarse en hablar de lo que importa y usar las redes para escribirle a su diputado y de perdida dejar constancia de que no está de acuerdo con esas leyes. Quizá si muchos entre “refresh” y “refresh” a la lista de las vacunas hicieran lo mismo, otro hámster nos cantara…


Te puede interesar: Pedrito y el lobo versión presidencial


 * Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.