¿A dónde marcha la democracia en México?

En los estados donde hubo elección, el partido gobernante perdió apoyo y se demuestra que solo no es mayoritario. Si los partidos que van con él se alejaran, perdería peso.


Elecciones fin de semana


Después del arrasador triunfo de Andrés Manuel López Obrador y de su sostenida popularidad después de seis meses de gobierno, se realizaron dos elecciones a gobernador y cuatro para diputados locales y presidentes municipales. Ante los resultados surgen la las mismas interrogantes respecto de la fuerza de los distintos partidos y el futuro de la democracia en un contexto de preocupación por las tendencias autoritarias del Presidente de la República.

El triunfo de los candidatos a gobernadores de Morena en Puebla y Baja California parecerían reforzar el respaldo a López Obrador, lo cual acrecienta la zozobra de quienes ven languidecer la democracia en México como consecuencia de la desconfianza de la ciudadanía en ella. La baja participación en las últimas elecciones contrasta con lo ocurrido a nivel federal, pues aunque tradicionalmente hay menos concurrencia en las elecciones locales, lo que se produjo ahora no ratifica el entusiasmo por Morena, a pesar de que obtuvieron el triunfo.

En Puebla, la participación electoral fue del 33.41 por ciento. Después del forcejeo que otorgó el triunfo al PAN por poco margen en la elección ordinaria y de la muerte de la Gobernadora y su esposo en un accidente que generó suspicacias y expectativa a nivel nacional, todo parece indicar que el entusiasmo ciudadano se enfrió, pues en 2018 participó el 67.64 de los electores. Si bien es cierto que el proceso presidencial moviliza a la ciudadanía, la caída de la votación habla de una democracia en decadencia.

Marta Erika Alonso ganó con un millón 153 mil votos y Miguel Barbosa tuvo un millón 31 mil en 2018. Ahora, Barbosa resulta ganador con 682 mil votos, en tanto que Enrique Cárdenas apenas alcanzó 507 mil. De los votos que recibió Barbosa el año pasado, el 34.10 por ciento provinieron de Morena. Ahora el 44.67 por ciento. En ninguno de los dos casos Morena pasa del 50 por ciento, por lo tanto sus triunfos dependen de sus aliados. El Partido de López Obrador no es tan fuerte, la morralla ayuda.

En cuanto a la elección en Baja California, la derrota estaba cantada con la elección federal de 2018. Ahí también se redujo la participación, pues si en la elección presidencial acudió a la urna el 41.17 por ciento de los electores, en la estatal de este año apenas sufragó el 29.95 por ciento. Lo que si cambia el patrón, es que mientras que los votos por Morena bajaron de 671 mil 599 a 314 mil 285 en un año, la caída del PAN fue menor, de 205 mil 747 a 175 mil 596. Parece que la adhesión al partido del Presidente se está debilitando. Esto no significa, sin embargo, que sus candidatos no lleguen a los cargos públicos.

No todo pinta bien para Morena y sus aliados. En Aguascalientes el PAN mantiene fuerza, y Durango les fue mal, en tanto que el PAN y el PRI equilibran triunfos. Pero en tanto que el Revolucionario Institucional va solo, los azules han requerido de alianza con el PRD para mantener sus victorias. En tanto, en medio de la violencia y las dificultades, el PAN barrió en Tamaulipas, conquistando 21 de los 22 distritos donde hubo elección, y Morena solo obtuvo uno. Con ello el gobernador contará con un Congreso favorable. En cuanto a número de votos, el primer lugar total es de Acción Nacional, 418 mil 437, y el segundo fue para Morena, 239 mil 442. EL porcentaje de participación electoral fue del 33.15 por ciento, semejante al de otras entidades.

En cuanto a Quintana Roo, la indiferencia política es tan alta, que sólo votó el 22.15 por ciento de la población. Morena y sus aliados triunfaron en 11 distritos, el PAN y sus aliados ganaron 3 y el PRI 1.

Por último, de acuerdo con las cifras de votos totales que se han dado a conocer, resulta que, aunque por pequeño margen, en el último proceso electoral en seis entidades, para distintos cargos públicos, el PAN obtuvo el mayor número de votos, un millón 295 mil 236; el segundo lugar lo ocupa Morena, con un millón 133 mil 189, y el tercero, ya lejano, es el PRI, con 585 mil 847. La morralla no pasa de los 300 mil votos por partido. Pero ya sumadas las alianzas, Morena y sus aliados alcanzaron un millón 599 mil 348 votos, que representan el 40.8 por ciento de las adhesiones, en tanto que la oposición cuenta con dos millones 288 mil 277 apoyos, que es el 58.3 por ciento.

Una conclusión es clara: a los mexicanos no les interesa la democracia. Antes porque el sistema la obstruía y en las pocas ocasiones en que se movilizaba el pueblo, se producía el fraude, hasta que se inició la transición democrática. Pero aspirábamos a ser demócratas, pero no lo éramos y se pusieron demasiadas esperanzas en lo que significaba y produciría la alternancia política y pronto vino la decepción y el desánimo. A ello colaboraron todos los partidos políticos.

Resulta difícil sacar una conclusión definitiva de los primeros resultados electorales en la era de la Cuarta Transformación, pues tradicionalmente los procesos federales y locales se comportan de modo diferente. Pero como quiera que sea, en los estados donde hubo elección, el partido gobernante perdió apoyo y se demuestra que solo no es mayoritario. Si los partidos que van con él se alejaran, perdería peso. Eso favorece a esos partidos para beneficiarse a pesar de su escaso apoyo.

En cuanto al PAN, ha sufrido el desgaste del poder, como se pudo apreciar en Baja California, símbolo de su primera victoria en una gubernatura y punto de arranque de la alternancia en los estados. Y el PRD, si no fuera por lo logrado con el PAN ya habría desaparecido, pero eso mismo está provocando que muchos de sus militantes emigren a otros partidos.

Finalmente, el PRI va en picada, lo condena su pasado de la dictadura perfecta y el desastre del sexenio pasado. Por otra parte, sus miembros han emigrado a Morena, que ya se identifica como el PRIMOR.

 

Te puede interesar: México Engañado

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.