80 años del PAN: renacer

Quitemos la etiqueta de que los del PAN son los buenos, los conservadores, los mochos, los ricos, los de la ultra derecha, los técnicos.


PAN


Se celebran 80 años de vida del Partido Acción Nacional. ¿Qué representa hoy para nuestro país este aniversario?

Más allá de los panistas renunciantes o militantes, hoy la reflexión debe orientarse a los principios que encaminan a un grupo político a continuar buscando ideales que se materialicen en acciones para la sociedad.

No se trata de volver a reescribir la filosofía de Manuel Gómez Morin, en la literatura está muy clara, lo que hay que repensar e innovar es cómo ese movimiento fundacional hoy da respuestas a las necesidades del México presente.

Siempre es bueno volver a las fuentes, volver al origen, beber inspiración de la fuente primera. Y hoy el Partido Acción Nacional se encuentra ante el reto –como lo fue hace muchos antes– de ser un referente para los mexicanos; y que pueda materializarse en los sufragios de los comicios electorales.

Quitemos la etiqueta de que los del PAN son los buenos, los conservadores, los mochos, los ricos, los de la ultra derecha, los técnicos. Y los de MORENA son los malos, los liberales, los del pueblo, los de la ultra izquierda, los rudos. Y así con cada partido político.

Hoy el PAN en su aniversario tiene la posibilidad de reiniciar, resetear, recomenzar. Agradeciendo los 80 años de vida que le anteceden. Agradeciendo los 2 sexenios presidenciales con sus luces y sombras. Agradeciendo la posibilidad de ser una alternativa para México.

La grandeza del PAN no se comprueba en una elección. La grandeza de este partido se confirma en la coherencia personal de cada integrante. El PAN no es el edificio que alberga oficinas, el PAN no es el sexenio de Vicente Fox y Felipe Calderón, tampoco el PAN es su presidente actual Marko Cortés. El PAN es una pieza más al mosaico de un conjunto de esfuerzos por hacer de este país un espacio más digno y más justo.

Hoy reitero que el PAN no sólo debe ser oposición, porque de entrada la palabra ya contrapuntea. El PAN al igual que los demás partidos está llamado a ser equilibrio. Oposición responsable y objetiva no es el camino a la unidad. Equilibrio siempre mostrará restricción hacia la otra parte; pero también para sí mismo.

En la búsqueda del equilibrio estará la clave del cambio del discurso. Donde hasta la fecha –respecto del gobierno federal– ha sido desgastante. No se requieren políticos que sean personajes, se requieren personas que cumplan con su misión, su vocación de servicio. Porque un político siempre estará llamado a servir, aun cuando no ocupe un puesto de elección popular.

Si un político se mira a sí mismo en alto, triunfante con liderazgo y poder, seguro tendrá motivos para construir ese destino. Nunca olvidarse que también hay que mirar hacia abajo: la miseria, la carencia y el sufrimiento de quienes muchas veces con fe, dan un voto para que esa situación cambie. Y esto no es exclusivo del PAN, es el grito de muchos mexicanos que exigen a sus gobernantes que haya congruencia.

“Nunca nos derrotó la derrota, que no nos derrote ahora la victoria”. Luis H. Álvarez

 

Te puede interesar: Independencia de México: peregrinaje a la libertad 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.