Exigen empresarios legalidad a AMLO

La labor de los empresarios es factor clave para el desarrollo del país, ¿en qué medida son consideradas sus recomendaciones en la actual administración?


 Empresarios


A lo largo de la historia reciente, sin importar el partido en el poder, el sector empresarial se ha comportado a la altura de las circunstancias, siempre con alto compromiso con México y con los mexicanos, siempre con la responsabilidad como factor de la producción y del progreso.

En el caso del actual régimen, el comportamiento de los empresarios no ha variado.

El mensaje que le hicieron llegar esta semana al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante la firma del convenio con el Consejo Mexicano de Negocios, es en el sentido de que habrá inversión siempre y cuando el gobierno garantice el respeto a la ley.

En su participación de Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, señaló que las inversiones no se dan en el vacío.

“Quienes deciden poner a trabajar su dinero y arriesgar su patrimonio lo hacen sólo cuando existe un ambiente propicio con condiciones que lo incentiven”, expresó.

En ese sentido, el sector empresarial pidió a cambio de su inversión reglas y mensajes claros, es decir, “piso parejo”, igualdad de oportunidades y justicia.

Asimismo, indicó que para lograr un sector privado fuerte, competitivo y eficaz es necesario un Estado fuerte, que se respete y se haga respetar.

El llamado de los empresarios al Ejecutivo sería absurdo en otras circunstancias, pero ante el ambiente de incertidumbre en la economía nacional es totalmente comprensible que se haya hecho en estos términos.

Es que el presidente López Obrador traslada al pueblo decisiones que debería tomar él, pues para eso fue electo. Sobre todo porque el “pueblo” es invariablemente un grupo de sus seguidores en los eventos oficiales, que más bien son extemporáneos mítines de campaña.

En ese sentido, otorga facultades que no corresponden a personas que no conocen del tema, se salta a autoridades especializadas. Tal es el caso de las licitaciones del Tren Maya o el aeropuerto en Santa Lucía.

Es cuestión de velar por el bienestar de todos los mexicanos y no de cumplir caprichos personales.

Ojalá que el gobierno entienda que los empresarios no son una especie de “apestados”, sino los encargados de generar los empleos y la riqueza de la que el propio gobierno obtiene recursos por la vía de los impuestos. En efecto, según datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), las micro, pequeñas y medianas empresas generan 72% del empleo y 52% del Producto Interno Bruto.

Ante estas cifras y el comportamiento pacífico; pero firme de los empresarios es necesario plantear y responder: ¿Qué condiciones de certidumbre brinda el gobierno actual a la mayor fuente de empleos y riqueza: el sector empresarial?

 

Te puede interesar: Urge una estrategia de seguridad 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.