Denuncian histerectomías masivas a inmigrantes en EU

Organismos de defensa de migrantes denunciaron que a mujeres inmigrantes se les practicó histerectomías o extirpación de ovarios sin su consentimiento.



Mujeres inmigrantes en Estados Unidos han sido sometidas a histerectomías (extracción del útero) o procedimientos quirúrgicos en donde se les extirparon los ovarios sin su consentimiento ni su conocimiento en un centro del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) de Irwin, en el estado de Georgia, que es operado por LaSalle Corrections, una empresa privada que trabaja en prisiones.

La enfermera Dawn Wooten fue quien abrió la caja de pandora al revelar públicamente estos hechos durante una conferencia de prensa, posteriormente junto con el respaldo de varios grupos de defensa de inmigrantes como Project South, Georgia Detention Watch, Georgia Latino Alliance for Human Rights y South Georgia Immigrant Support Network, presentaron una denuncia ante la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés).

La respuesta no se hizo esperar, después de hacerse pública esta información 173 miembros del Congreso estadounidense exigieron a través de una misiva en la que afirmaron estar horrorizados por estos hechos, que el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional abriera de inmediato una investigación completa sobre las horribles acusaciones de denunciantes de histerectomías masivas realizadas a mujeres inmigrantes por un médico llamado "recolector de útero". Y subrayaron que en este caso “no puede haber demoras”.

De acuerdo con este documento una inmigrante detenida informó que ella conoció a cinco mujeres que se habían sometido a histerectomías en un período de tres meses entre octubre y diciembre de 2019. Esta mujer comparó la instalación con un "campo de concentración experimental" y la enfermera Wooten dijo que las histerectomías eran la “especialidad de ese médico, él es el recolector del útero".

Destacó que la enfermera Wooten señaló que algunas de las mujeres que se sometieron a histerectomías informaron que algunas mujeres tenían problemas con su menstruación y otras complicaciones graves, las altas tasas de histerectomías eran aparentemente inexplicables y notablemente preocupante.

La denuncia también planteó preguntas sobre si hubo un consentimiento informado adecuado por parte de muchas de las mujeres que se sometieron a histerectomías. La señora Wooten afirma que varias de las mujeres que tenían histerectomías, ni siquiera sabía por qué acudían al médico.

Además, informó que sólo algunas enfermeras intentaron comunicarse con las mujeres detenidas de habla hispana utilizando Google o preguntando a otros detenidos inmigrantes para interpretar. Una mujer inmigrante explicó su experiencia al recibir tres explicaciones diferentes de por qué iba a someterse a una histerectomía, y dijo que “sentía como si estuvieran tratando de meterse con mi cuerpo ". Ella informa que una enfermera se enojó y le gritó por expresar que pensaba que el procedimiento no era apropiado para ella.

Estos informes se remontan a una época oscura en la historia de los Estados Unidos en la que 32 estados pasaron leyes de esterilización eugenésica, resultando en la esterilización de entre 60 y 70 mil personas a principios de 1900. Esta práctica continuó para las personas encarceladas incluso en tiempos recientes, ya que casi 150 mujeres en las cárceles de California fueron esterilizadas entre 2006 y 2010, destaca la carta de los congresistas.

Añade que, en Georgia solamente, tres mil 284 individuos habían sido esterilizados a fines de 1963, ya que el estado era responsable de la quinta mayor cantidad de esterilizaciones en el país. Esta vergonzosa historia de esterilización en los Estados Unidos, en particular esterilización de personas de color y encarceladas personas, nunca debe repetirse. Sin embargo, las similitudes con los relatos de mujeres inmigrantes y las enfermeras en el centro de detención del condado de Irwin hoy en día son inquietantemente similares.

“Los informes de histerectomías masivas causan gran preocupación por la violación de los autonomía y derechos reproductivos de las personas detenidas. Todos, independientemente de su inmigración su estatus, su idioma o su encarcelamiento merecen controlar sus propias opciones reproductivas, y tomar decisiones informadas sobre sus cuerpos. Solicitamos una investigación inmediata sobre estos informes. Solicitamos una respuesta y un informe sobre el estado de esta investigación antes del viernes, 25 de septiembre de 2020”, indica la misiva.

Por otra parte, la cancillería mexicana emitió un comunicado a través del cual dijo que solicitó información detallada a las autoridades estadounidenses para esclarecer las posibles afectaciones a ciudadanas mexicanas, conocer los procedimientos realizados y la justificación correspondiente. La Secretaría de Relaciones Exteriores afirmó que “el gobierno de México dará puntual seguimiento a través de sus distintos instrumentos diplomáticos y jurídicos para conocer a plenitud lo sucedido”.

Denise Bell, investigadora sobre derechos de las personas refugiadas y migrantes de Amnistía Internacional dijo que “por desgracia, Estados Unidos tiene un historial de esterilización forzada de mujeres de color (indígenas, negras y otras), mujeres encarceladas y personas intersexuales. Además de violar el derecho a la salud y la seguridad y los derechos sexuales y reproductivos, la esterilización forzada puede constituir un crimen de lesa humanidad en virtud del derecho internacional”.

 

Te puede interesar: Riesgo de explotación y violencia para niños migrantes

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.