Imprimir esta página

Por pandemia, habrá un menor crecimiento económico en América Latina

A causa de la pandemia de COVID-19, la región está frente a la amenaza de un menor crecimiento económico y un aumento de la desigualdad.



América Latina encara un ciclo electoral con la población más descontenta que nunca, con desconfianza y polarización política, afirmó Rebeca Grynspan Mayufis, secretaria general de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), al hablar acerca de los factores que amenazan con impedir un despegue en la región tras la pandemia.

Durante su participación en el Simposio Innovación para el Bien Común y el Desarrollo Sostenible, que organizó la Universidad Iberoamericana, Grynspan dijo que estamos frente a la amenaza de un menor crecimiento económico y un aumento de la desigualdad a raíz de la pandemia; lo cual podría generar un círculo vicioso: menor crecimiento, descontento social y más desigualdad.

Recordó que este año hubo elecciones en Ecuador y Perú; próximamente, en México y Argentina. También los comicios presidenciales en Honduras y Nicaragua.

“Cada vez hay más voces que piden un nuevo pacto social en la región, que involucre a ciudadanos activamente en el ámbito público para fortalecer la democracia. Necesitamos nuevos pactos sociales, económicos, que no serán posibles si no llamamos a todos los actores a construir”, expresó durante su intervención en el simposio.

Comentó que los liderazgos son responsables de la dirección que tomen los países, pero no es menos cierto que la calidad de los actores empresariales, académicos y de la sociedad civil será determinante para lograr consensos y superar juntos esta crisis por encima de intereses. Mencionó que nunca nuestro futuro ha dependido tanto de la calidad de los liderazgos que tengan visión de largo plazo y sentido de responsabilidad compartido.

Para la secretaria de la Segib, la pandemia ha hecho mucho daño porque los factores coyunturales interactuaron con los déficits estructurales de la región, con desigualdad, informalidad, poco margen fiscal, bajo crecimiento económico y escasa penetración digital, además de los altos niveles de pobreza.

“En América Latina y el Caribe, los confinamientos necesarios para salvar la vida de las personas tuvieron mayores daños colaterales que en otras regiones del planeta. Sólo una de cada cinco personas pudo trabajar desde casa. Uno de cada cuatro niños no tenía internet para comenzar de manera remota sus clases. Y difícil fue hacerles llegar ayuda si no contaban con cuentas bancarias. En este choque de la coyuntura con la estructura está la clave para entender la devastación de la pandemia”, expuso.

Por último, Rebeca Grynspan dijo que el acceso a las vacunas y la velocidad en su distribución es esencial para salir de la crisis, pues de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo, un atraso en vacunar significa una pérdida del 2.5 por ciento del PIB en la región.

Ante este escenario, dijo, América Latina no podrá hacerlo sola y necesita de la acción multilateral para resolver el panorama, como fortalecer el mecanismo COVAX, que se ha construido multilateralmente con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para tener acceso rápido a los biológicos.


Te puede interesar: Los políticos deben comprometerse con la ciudadanía 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.