¿Qué sentido tiene el dolor y sufrimiento?

Raúl Espinoza Aguilera .

Imprimir

En una conocida clínica, tuve la oportunidad de conocer y hacer amistad con Andrés (seudónimo), de unos 45 años, casado y con varios hijos. Entre otros malestares, sufría de fuertes migrañas e insomnios de forma casi permanente. Llevaba muchos años tratándose de su enfermedad, pero los médicos no acertaban a dar con el tratamiento adecuado para que se librara -al menos parcialmente- de sus padecimientos.

Sin embargo, en medio de todo, poseía un gran  sentido de humor, con fina ironía y sabía sacarle la punta divertida a cuanto le ocurría. Cuando me lo encontraba ojeroso por las mañanas, solía preguntarle:
-Andrés, ¿qué tal dormiste?
-¡Como los búhos, ni un minuto! –me respondía jocosamente.
-¿Y cómo vas con tu dolor de cabeza?
-Mira, durante toda la noche fue tan intenso que deseaba que alguien me trajera unas tenazas...

-Pero, ¿para qué? –le pregunté sin comprender su frase.
-Muy sencillo, porque imaginaba que si alguien  apretara fuertemente con ellas uno de los  dedos gordos de mi pie, el dolor pasaría de la cabeza a la pierna y, al menos, descansaría un rato mi mente,  ¿no te parece una buena idea? –me dijo sonriendo.
Y nos reímos los dos, de buena gana, ante tan pintoresca ocurrencia.

Comprendía que Andrés me estaba dando una lección de vida porque había aprendido a darle un sentido a su dolor, a no amargarse la vida ni  dramatizar su enfermedad.

“Si uno sabe aceptar el sufrimiento, está convirtiendo un fracaso en un éxito interior”, afirmaba recientemente en una entrevista el psiquiatra español, doctor Fernando Sarráis.

En este mismo sentido, hay un autor -del que recomiendo ampliamente sus obras completas-, el humanista Romano Guardini, quien afirma en su libro “La Aceptación de Sí Mismo” que muchas veces tenemos que rehusar a tener cualidades que no poseemos; en otras ocasiones, debemos  aprender a conocer nuestros propios límites y aceptarlos. Eso no significa que rechacemos la superación personal, sino más bien, a adherirnos a la realidad tal y como es, y no como nos gustaría que fuera, concluyendo: esto puedo y debo hacerlo; en cambio, esto me supera completamente.

Y eso no constituye un fracaso sino un principio elemental de la sabiduría humana. ¿No te has topado, amigo lector, con personas que no saben envejecer? Saben de antemano, por ejemplo, que padecen de un grave problema cardiaco y, por lo tanto, entre otros cuidados, deben de llevar una dieta estricta para vigilar sus niveles de colesterol.

Cuando sales a comer con ellos, suelen pedir alimentos grasosos. Me acuerdo de un amigo que cuando pedía al mesero que le trajeran varios taquitos de carne de cerdo, invariablemente me decía:
-Sí, ya sé que tiene colesterol esta carne; ¡pero  conste que es “del bueno”! –comentaba a modo de excusa y procedía a comérselos con fruición.

Claro está, que al poco tiempo, como producto de esos  frecuentes “autopermisos” o “licencias” en su dieta, le vino un potente infarto y los médicos le advirtieron seriamente que, si continuaba con esos importantes descuidos, no le pronosticaban muchos años de vida. Ante esa trascendental amenaza, ahora vive su dieta ¡como en una academia militar!

Pero pasemos al plano espiritual, quien sufre de una enfermedad y se une a la Cruz de Cristo, ofreciéndole todas las molestias, grandes y pequeñas, que lleva consigo, le produce un enorme bien a su alma y, si ofrece sus dolores por nombres o instituciones concretas (el Papa, la Iglesia, la santidad de los sacerdotes, los miembros de su familia, la conversión de las almas, las ánimas del Purgatorio, etcétera) es un caudal inagotable de beneficios espirituales que puede enviar desde el lecho de su dolor a personas de los cinco continentes. De modo sorprendente se rompen -para las almas que tienen fe- las coordenadas de tiempo y espacio.

Es decir, en su aparente inactividad física, el enfermo que santifica sus males físicos o psíquicos ¡está más activo que nunca! Porque entonces se transforma en un instrumento de Dios. Es como un gigantesco motor o imponente fuente de energía eléctrica que da luz sobrenatural  –a través de las innumerables gracias que otorga  Jesucristo- y beneficia a muchísimas personas. 

Sabemos que Dios bendice con la Cruz a quienes más ama. Hay una frase que personalmente me conmueve de Santo Tomás Moro, poco tiempo antes de que fuera martirizado por los verdugos del rey Enrique VIII, decía a su hija Margarita para consolarla: “Nada puede pasarme que Dios no quiera. Y todo lo que Él quiere, por muy malo que nos parezca, es en realidad lo mejor”.

Y el Papa Benedicto XVI consideraba que si sabemos vivir la Filiación Divina, pase lo que pase, “siempre nos sentiremos en los brazos amorosos de nuestro Padre-Dios”. Y que si tenemos un tropiezo, un descalabro, una enfermedad, el Señor será el primero en levantarnos, abrazarnos y consolarnos.

Muchas veces las dolencias aparecen de modo imprevisto y hay la natural tendencia a sentir repugnancia o rechazo. Pero, hemos de pedirle a Dios que nos dé la claridad y la fuerza sobrenatural para encontrarle ese sentido profundo para unirnos a su Cruz y colaborar –como escribía San Pablo- en su obra Redentora.

Blog: www.raulespinozamx.blogspot.com

@yoinfluyo

respinoza@yoinfluyo.com


( 3 Votes )
 
comments
  • 1
  • 2
  • 3
Juan Pablo II: tres eventos relevantes En un pontificado tan largo como el de Juan Pablo II (1978 a 2005) y con una personalidad tan... leer más... Especiales
En un mes, OCDE modifica panorama de la pobreza en México El diagnóstico sobre la pobreza en México de la OCDE cambió sustancialmente, pues luego de un... leer más... ROOT
EDITORIAL - ¿Padres laicos? La imposición de una agenda ya superada y anacrónica, siempre será una injusticia de... leer más... Editorial
Una mirada a la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II Una mirada a la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II leer más... Especiales
ONU saluda apoyo de Perú a proyecto ley unión gay La ONU saludó el apoyo del Ministerio de Justicia y la Defensoría del Pueblo a un proyecto... leer más... Internacional
Operación pionera salva a mujer embarazada Es la primera vez que se practica a una mujer embarazada con cardiopatía una operación... leer más... Familia
¿Conviene a capitalinos que el DF se convierta en un estado? No sabemos si los que vivimos en la Capital, tendríamos algún beneficio si el Distrito Federal... leer más... Nacional
El aborto y la sociología En una entrevista al Dr. Alejandro Navas, catedrático de la Universidad Navarra, explica la... leer más... Familia
Campamentos de desplazados crecen en Haití Muchos de los campamentos para haitianos desplazados por el terremoto de 2010 están creciendo... leer más... Internacional
Marie Collins, ejemplo del perdón El Papa Francisco nombro a Marie Collins, una víctima de los abusos sexuales como integrante... leer más... Internacional
Urge Coparmex-DF blindar a la Ciudad del “efecto cucaracha” Coparmex Ciudad de México reflexiona sobre el clima de inseguridad y de las posibles... leer más... Nacional
Creador de técnica in vitro: amenaza clonación a raza humana Jacques Testart padre científico del primer niño probeta, denuncia un uso equivocado de la... leer más... Familia
Cristianos y musulmanes deben estar unidos contra extremismo Obispos de la Asamblea de los Ordinarios Católicos de Tierra Santa, han realizado un documento... leer más... Internacional
EDITORIAL – “Te doy gracias, mujer trabajadora” En México, 15.54 por ciento de los hogares son encabezados por mujeres. Debido a una cultura... leer más... Editorial
Venezuela y los organismos multilaterales americanos La crisis venezolana ha sido objeto de un tratamiento desigual en los más importantes foros de... leer más... Internacional
La paz es posible sólo con Dios, recuerda al mundo Juan XXIII “Pacem in terris” es un documento de gran trascendencia y con vigencia actual.... leer más... Especiales
INE: todo terminó en un “reparto de cuotas” La nueva conformación del INE se vio sujeta por el reparto de cuotas partidistas y los 11... leer más... Nacional
¿Crees que las drogas te ayudan? Una hiena y un emú, en la nueva campaña de publicidad donde el objetivo de la campaña es... leer más... Familia
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com