Nueva política social sin una "estrategia clara"

El programa social Progresa de la administración de Peña Nieto se cambia por el programa de Becas para la Educación Básica “Benito Juárez” y se modificó su elemento de salud IMSS-Prospera.


Eliminan 18 programas sociales


La administración de Andrés Manuel López Obrador ha desaparecido 18 programas sociales creados en sexenios anteriores y se han erigido 14 programas nuevos, algunos de los eliminados fueron considerados como exitosos en su momento como por ejemplo Oportunidades que antecedió a Prospera.

Según publicó el diario El Universal especialistas no encuentran una “estrategia clara” en la creación y eliminación de programas en cambio observaron la posibilidad de que la entrega de dinero directa a los ciudadanos pueda ser utilizada con fines electorales.

La propia Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) cambió de denominación a Secretaría del Bienestar, dicha dependencia dejará de operar 4 programas: Comedores Comunitarios, Atención a Jornaleros Agrícolas, Empleo Temporal y Subsidio a programas para jóvenes.

Leer: Comedores comunitarios otro programa eliminado

Cabe mencionar que el Programa de Empleo Temporal (PET) permitía que personas afectadas por algún desastre natural tuvieran empleo apoyando con labores que son necesarias tras la catástrofe como por ejemplo como las de limpieza.

El programa Prospera que inició el sexenio anterior, el cual tenía como antecedentes en Solidaridad de Carlos Salinas, Progresa de Zedillo y Oportunidades de las administraciones panistas de Fox y Calderón será sustituido por un programa diverso, Becas para el Bienestar de Educación Básica “Benito Juárez”, que ejercerá 68 540 millones de pesos. Lo que hace a la parte de salud del programa se modificó de IMSS-Prospera a IMSS-Bienestar y tendrá un presupuesto de 11 893 millones de pesos.

Otra desaparición en el horizonte de la 4ª Transformación es el Seguro Popular y la nueva política busca un nuevo sistema de salud universal.

En general 18 programas se eliminaron, 14 vieron la luz, 6 se modificaron, 6 se financiarán con recursos de al menos dos secretarías, 3 cambiaron de dependencia y hubo una fusión según reporta el Análisis de los Programas Sociales del PEF 2018 y 2019 realizado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). En 2018 se operaron 150 programas sociales y a partir de estos se evaluaron las modificaciones y supresiones.

De acuerdo con Rodolfo de la Torre del Centro de Estudios Espinosa Yglesias existe la posibilidad del “clientelismo político” y señaló que los estudios previos a estos cambios “son incompletos y equivocados”.

Indicó, con relación a la sustitución de Prospera, “no se ha hecho con todos los elementos de juicio que deberían, la sustitución con becas sin condición, no parece lo más apropiado. Y dijo sobre “el caso de las estancias infantiles no corresponde a un diagnóstico de la utilidad que proporciona a mujeres trabajadoras”.

Por su parte, Edna Jaime de México Evalúa advirtió que los nuevos programas no tienen reglas de operación por lo que podrían ser usados con fines políticos y mencionó que esta situación le recuerda al Pronasol (Programa Nacional de Solidaridad) de Salinas de Gortari, con el cual el presidente contaban con enormes recursos a ejercer sin mecanismos de control.

José Luis de la Cruz, investigador del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), también destacó que a pesar de los recursos invertidos en programas sociales de 2004 a la fecha la cantidad de personas en pobreza se ha mantenido o ha aumentado, además que la falta de trasparencia en la operación de los programas sociales es el principal motivo de la reestructuración de la política social.

“De 2004 a la fecha, pese a que destinaron recursos millonarios a estos programas, la mayor parte del tiempo la pobreza se ha mantenido y se ha elevado, es decir, el diseño de los programas sociales no ha garantizado la solución de los problemas. Deben generarse políticas de desarrollo económico mejor diseñadas”, precisó.

Sin embargo, cabe mencionar que según datos del Coneval de 2012 a 2016, sí se logró la disminución de la pobreza aún cuando hubo un repunte en 2014.

En 2012 el porcentaje de personas en situación de pobreza fue de 45.5%, en 2014 fue de 46.2 % y en 2016 fue 43.6%.

De la Torre consideró que la política social debe garantizar que se reduzcan las carencias sociales.

Con información de El Universal

Te puede interesar: Pobreza en México, lo que se mide se puede mejorar 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.