De la concepción a la muerte

Una carta enviada por la publicación italiana Il Foglio al secretario general de la ONU, suscrita ya por una nutrida nómina de personalidades de muchos países (entre otros muchos, René Girard, Roger Scruton, John Haldane, George Weigel y Robert Spaemann), solicita una moratoria internacional de las políticas públicas que fomentan o toleran el ejercicio arbitrario de un poder de aniquilamiento de embriones en el seno materno, que viola el derecho a nacer y el derecho a la vida. Esta tarde, en la sede madrileña del CEU, tiene lugar un acto de difusión y apoyo a esta iniciativa. Según datos fiables, en las tres últimas décadas se han llevado a cabo más de mil millones de abortos, es decir, unos 50 millones por año. Nada hay tan urgente como detener el mayor crimen colectivo y la peor tragedia de la historia de la humanidad.

La petición solicita una modificación de la redacción actual del artículo 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU (“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”), que intercalaría el siguiente texto después de la primera coma: “desde la concepción hasta la muerte natural”. La vida humana debe ser protegida desde su concepción hasta la muerte natural, desde su comienzo hasta su final. Si no se hace así, quiebran las bases del humanismo y se abre la puerta a la barbarie consentida.

Es una cuestión que rebasa toda diferencia ideológica o religiosa para afectar a los fundamentos de la dignidad del hombre y a la autoconcepción que tenemos de nuestra propia especie. La alternativa no es otra que la que existe entre la civilización y la barbarie. He aquí dos testimonios. El primero de Gandhi: “Me parece claro como la luz del día que el aborto es un crimen”. El segundo, de Pier Paolo Pasolini: “Soy contrario a la legalización del aborto porque la considero una legalización del homicidio”. Ninguno de los males que se pretende suprimir con el aborto es mayor que el mal que el aborto entraña en sí mismo. Por lo demás, los problemas planteados por los embarazos no deseados pueden solucionarse o mitigarse sin tener que recurrir al crimen. El aborto no es la última solución; no es una solución en absoluto.

Un conjunto de mujeres españolas acaba de lanzar en estos días un manifiesto en defensa de los más indefensos. En él, recuerdan que en nuestra legislación no existe algo así como un derecho al aborto en contra de lo que viene pregonando el gobierno, o al menos, algunos de sus ministros. Recordemos una vez más que en nuestro derecho, el aborto es un delito tipificado en el Código Penal y castigado con penas de privación de libertad. Sólo en tres casos concretos, se exime la imposición de la pena, lo que no significa que exista un derecho en esos tres casos. Desde que se aprobó en España la despenalización parcial del aborto en 1985 hasta 2005, se han practicado 1 millón 021 mil 027 abortos “legales”. En el 97 por ciento de los casos, el supuesto invocado ha sido el peligro grave para la salud física o psíquica de la madre. El manifiesto propone una serie de medidas de apoyo a las embarazadas y modificaciones legislativas que evitarían este panorama terrible y desolador.

Una "abominable aceptación social"

Es muy significativo y triste el silencio que sobre tan trágico problema se está extendiendo durante la actual campaña electoral. Es verdad que el PP defiende el mantenimiento de la legislación actual, aunque impidiendo los masivos fraudes de ley que padecemos. Y también lo es que el PSOE no ha anunciado la reforma legal para aprobar una ley de plazos (es decir, la legalización del homicidio durante las primeras semanas de la existencia humana), pero sí se ha pronunciado a favor del replanteamiento de la legislación actual.

Por lo demás, asociaciones y grupos que apoyan al gobierno socialista se declaran partidarios de una reforma legislativa que establezca el “derecho” al aborto durante las primeras semanas de la gestación. Sería muy conveniente aclarar a los electores una cuestión tan decisiva, a pesar de que, como parece, no constituya un pingüe botín de votos. Al parecer, es mucho más importante un punto arriba o abajo de la inflación o del paro.

Y uno se pregunta cómo es posible que no se detenga este crimen que no cesa, cómo es posible que exista esta abominable aceptación social del aborto. Quizá la respuesta resida en que nos enfrentamos a una ideología que escamotea la realidad e intenta reducir al silencio a los discrepantes. Esta ideología abortista tiene una de sus principales expresiones en la manipulación del lenguaje y en la interesada y descarada desfiguración de los hechos. Por eso, pocas cosas irritan tanto a sus partidarios como la difusión de imágenes que proclaman la verdad que encubre la mentira ideológica. Es necesario apoyar esta moratoria antiabortista dirigida a la comunidad internacional que persigue la protección de la vida humana desde la concepción hasta su muerte natural.



 
comentarios@yoinfluyo.com

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking