Amar sin mirar, viendo de frente a tu hermano

alt alt

Cada momento en la historia de la humanidad ha tenido sus propias problemáticas y consecuentes retos. Las civilizaciones, las culturas, las comunidades y los estados han enfrentado en diferentes momentos situaciones que se han convertido en punto de inflexión de la historia.

Esos puntos de inflexión están determinados por la acción de las personas o actores que en su momento saben encarar con fortaleza, esperanza y visión de futuro el devenir de la historia.

alt

Un proceso deshumanizador

Hoy vivimos un proceso deshumanizador y deshumanizante, derivado de un alejamiento de la razón y la ausencia de la búsqueda de la verdad, el cual no nos permite como seres humanos visualizar mas allá de lo que la coyuntura presenta, el día a día que en muchos casos y gracias al Internet y a las redes sociales como Twitter se reduce ver lo que sucede minuto a minuto.

Hoy las noticias de ayer son caducas y a muy pocos interesan y con este vértigo de información pronto va a pasar que lo de hace una hora será caduco e igualmente inservible.

La consecuencia de esta situación es que cada día nos alejamos más de la reflexión que nos hace libres, ese proceso racional de pensar sobre nosotros mismos como seres humanos que es por naturaleza antropológica y que como consecuencia nos debería llevar a entendernos más como seres humanos.

Si realmente nos reconociéramos humanos muchas cosas serían diferentes y muchas decisiones no se tomarían con la ligereza con la que ahora se toman. Es el caso de los que han decidido crear la cultura del mal llamado "derecho a decidir" y sus consecuentes políticas de Estado entorno al aborto, empujando a una madre que lleva en el vientre a su bebé -un ser humano- a buscar deshacerse de él como alternativa brindándole todos los "servicios médicos" para hacerlo.

Si las personas que han tomado este tipo de decisiones reflexionaran con un sentido humano se darían cuenta que el aborto lejos de ser una alternativa es la destrucción y muerte así como aquella que realizan los terroristas y los delincuentes que atacan a personas indefensas, ya que un ser humano, en el vientre materno, por mas que aparezca en este mundo en la situación mas compleja, jamás podrá ser visto como enemigo y por el contrario si representa la esperanza, por la simple y sencilla razón de que es otro como yo.

Si hoy se toman decisiones como esta, ¡no nos debería extrañar que vivamos en un estado de alerta!, en una situación de estrés constante en donde está presente la muerte, la sangre por actos perpetrados por delincuentes, narcotraficantes, rebeldes, terroristas. Cuando el hombre elimina al hombre, hay sin duda un proceso de deshumanización.

Desde nuestra naturaleza

No nos estamos dando cuenta de que con nuestra apatía y nuestro alejamiento en la búsqueda de la verdad nos estamos alejando de nosotros mismos, de nuestra esencia.

En la raíz de nuestra naturaleza hay un sentido de sobrevivencia que es tan evidente como evidente es la gran civilización con tan impresionantes logros en el ámbito de la tecnología y el desarrollo de las grandes urbes y los sofisticados procesos de producción. ¿Cómo pudo el ser humano que comenzó a poblar esta tierra sin mayor tecnología que su propia cabeza y su espíritu, construir lo que hoy tenemos?... justo gracias a este espíritu de superación y sobrevivencia que está dentro de nosotros y que forma parte de nuestra naturaleza.

No todo es negro, estamos nosotros, los seres humanos, está nuestra gran oportunidad de comenzar de nuevo a reflexionar sobre nosotros mismos, a descubrirnos no sólo desde la ciencia sino desde la inteligencia, comprendernos. Ahí muy dentro hay un corazón muy grande que late muy fuerte y que arde y que despierta cuando nos damos cuenta de lo que está pasando.

Hay un acto que iluminado por la inteligencia lleva a la voluntad a movernos hacer algo. Así es, hay que hacer algo por nosotros mismos, por aquellos que forman parte de esta nuestra familia humana pero entendiéndonos como seres humanos.

La solidaridad

Nunca es tarde para actuar, con esa acción que surge de nuestro interior y que es de una gran fuerza y que se llama solidaridad. Ahora es cuando -quienes no lo han hecho- hay que empezar actuar.

Hoy más que nunca, en ésta generación y en ésta época, se requieren seres humanos dispuestos a ser un punto de inflexión, decididos con el mayor esfuerzo a transformar nuestro entorno. No hay otra salida, la trasformación no va a ser gratuita, no la van a hacer los políticos ni los estados. Ésta transformación debe ser de la sociedad, de las personas que la integran, de todos y de cada uno en lo particular.

Me refiero a la solidaridad como una verdadera salida a nuestra problemática social, con un sentido pleno y antropológico, es decir, con un entendimiento claro de quienes somos, de donde venimos y a dónde vamos.

La solidaridad no es un sentimiento, es una acción que se puede convertir en hábito y en virtud, una virtud social que es garantía de sobrevivencia de la humanidad.

La solidaridad es dejar de pensar en dar, para comenzar a darnos, es pasar de ver por mi a ver por nosotros, implica ceder espacios y deseos personales, implica entender y saber que necesitan los menos favorecidos, es pensar en las generaciones futuras, es amar sin mirar y actuar con pasión viendo de frente a tu hermano.

Twitter: @fsargomedo

Twitter: @yoinfluyo

 
alt
f.sanchez@yoinfluyo.com

( 4 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking