El silencio culpable de los inocentes

alt alt

Desde que Felipe Calderón tomó el control del PAN algunos hemos venido advirtiendo que atentar contra la autonomía del partido lo conduciría a la derrota electoral y la fractura de su esencia igualitaria. Señalamos los riesgos de no cuidar lo más importante de Acción Nacional, que es su congruencia.

Contra la resistencia y el acoso del aparato oficial, recordamos que el corazón panista no está hecho para la obediencia ciega y la subordinación, por lo que las imposiciones desde el poder resquebrajarían nuestra identidad histórica.

alt

Ante las persecuciones de la cúpula en el poder, nos resistimos a renunciar a nuestro derecho a la libertad de expresión y evidenciamos los excesos autoritarios contra nuestro hogar político, el PAN. Contrastando con nuestras denuncias públicas, en estos años de calderonato miles de panistas de todo el país se han acostumbrado a hablar en voz baja y a criticar, con justa razón, las decisiones que han llevado al partido a una bancarrota electoral y económica.

Otros han pedido "lavar la ropa sucia en casa", como si el PAN no debiera ser una institución pública, trasparente, con puertas y ventanas abiertas a la sociedad. Hubo muchos que —en forma inocente, por inexperiencia o desinformación— nos espetaron que señalar estos riesgos era atentar contra el PAN. Hoy ha quedado claro que los culpables fueron los que callaron, los que consintieron, los que no quisieron ver la realidad.

Quienes eligieron el silencio, la discreción e incluso el exilio político, hoy pueden ver que su inactividad dejó a una minoría cupular infligir el peor daño que se ha hecho a Acción Nacional en su historia.

Los números no mienten

De seguir las actuales tendencias, el futuro del PAN será tan oscuro como su pasado bajo dominio calderonista. Hablemos del futuro reciente: según una encuesta de Consulta-Mitofsky dada a conocer este mes, el PAN se encuentra en segundo lugar en la intención de voto para la Presidencia de la República, cuando se pregunta por partido, y en tercero, cuando se pregunta por candidato.

Hablemos del pasado: durante la era de la sumisión, Acción Nacional ha sufrido derrotas en prácticamente todos los espacios de poder público. Gubernaturas, diputaciones, alcaldías, capitales estatales, han sido arrebatadas a nuestro partido en las urnas. Bastiones históricos han sido perdidos.

A fin de que no se vea ese texto como una interpretación personal, cito lo que un periódico de circulación nacional publicó hace ya un año: "Desde que en 2007 la corriente afín al presidente Felipe Calderón obtuvo el control del PAN, ese partido ha perdido el gobierno de dos entidades (San Luis Potosí y Querétaro); seis ciudades importantes (Toluca, Guadalajara, Cuernavaca, Guanajuato, Torreón y Mérida); 61 diputados federales y 67 distritos electorales. En los tres años de calderonismo el PAN dejó de gobernar a más de 9.5 millones de habitantes a nivel municipal.

La única victoria adjudicada a los dirigentes vinculados al presidente Calderón es la gubernatura de Sonora, cuyos comicios estuvieron marcados por la trágica muerte de 49 niños en la guardería ABC de Hermosillo. En 2009 el PAN sufrió la peor debacle de su historia: de seis gubernaturas en disputa sólo ganó una; de mil 141 presidencias municipales sólo ganó 212, y de 280 distritos locales ganó 91." Hay que sumar a ello el rosario de derrotas de los últimos meses.

Y eso no es lo más grave, pues el PAN no nació para ganar elecciones, sino para ser una escuela de ciudadanos. Podemos reponernos de derrotas en las urnas, pero son mucho más dañinos los atentados contra nuestra esencia democrática: cancelar las tradiciones panistas de la independencia del partido frente al gobierno, censurar la libertad de expresión, postular candidatos desprestigiados ante la clase política y la sociedad (el ejemplo más claro de ello es "Malova", el supuesto "aliado" del PAN) y buscar imponer de manera autoritaria a familiares desde el poder, de lo cual Michoacán es muestra.

En este contexto, se lanza la pregunta, ¿cuál ha sido el mayor logro del proyecto calderonista dentro de Acción Nacional? Es triste la respuesta: su mayor triunfo son las alianzas con el PRD, las cuales han brindado algunas de las escasísimas victorias electorales, cuyo precio fue lastimar el alma del PAN.

Volver a empezar

Acción Nacional aún puede recuperarse, en lo anímico, en lo moral, en lo electoral, para encarar exitosamente el 2012. Al PAN le sobra cerebro y corazón para superar sus actuales retos. Pero ya no podemos perder el tiempo. No podemos solapar, ni un segundo más, la sumisión y el autoritarismo.

Probado está, en lo estadístico tanto como en lo político, que solo actuar con libertad e independencia brinda al PAN la confianza ciudadana que lo ha hecho un partido triunfador.

Por ello, aquellos quienes hoy guardan silencio por prudencia o miedo, necesitan alzar la voz ante un grupo autoritario que vive el crepúsculo de su poder. Ciertamente, no es fácil, pues el acoso y la persecución están a la orden del día, como yo mismo he experimentado. Pero el PAN necesita de nosotros, necesita que, elijamos el camino del deber, aunque sea cuesta arriba. Pues a final de cuentas, será también el camino del triunfo.

www.twitter.com/ManuelEspino

 
alt
manuespino@hotmail.com

( 1 Voto )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking