UNAM, motor de México

Eran tiempos de Porfirio Díaz, tiempos en donde se respiraba un aire de revolución, aquel que tan sólo un mes más tarde enarbolaría Francisco I. Madero en su Plan de San Luis. Nació en medio de la gesta de la Revolución Mexicana, y sus primeros años los transcurrió entre balas y el humo de los fusiles.

Se había creado la institución que marcaría la vida nacional de una manera que pocas instituciones en el país se pueden jactar. El 22 de septiembre de 1910, con la presentación de su Ley Constitutiva ante el gobierno, Justo Sierra fue el artífice del nacimiento de la Universidad Nacional de México.

Sin embargo, los orígenes de la Universidad Nacional de México (UNM), están en la Universidad Real y Pontificia, que fue la institución que durante todo el virreinato y durante los primeros 55 años de vida independiente de México, se encargó de formar a la nación.

En 1921, José Vasconcelos, que para ese entonces era rector de la máxima casa de estudios, fue el creador del escudo universitario y del lema característico: “Por mi raza hablará el espíritu”.

Para 1929, los estudiantes de la facultad de Derecho, apegados a los movimientos latinoamericanos, pedirían la autonomía de la UNM, por lo que Emilio Portes Gil, el 23 de mayo de ese año, por decreto presidencial, se las concedió. Desde ese entonces, su nombre cambiaría para siempre, y se establecería el de Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM.

La vida de la Universidad no ha estado exenta de baches y problemas. En varias ocasiones se le ha tratado de quitar la autonomía y la intromisión del gobierno ha sido una latente a lo largo de la historia. Sin embargo, Manuel Gómez Morin, rector de la universidad —y fundador del PAN—, lucharía incansablemente por la consolidación de la autonomía y su entendimiento al interior.

Parte del dolor mexicano sea ha dado en la UNAM, y es que en el movimiento estudiantil de 1968, muchos de los estudiantes muertos en la Plaza de las Tres Culturas eran de la Universidad. Sin embargo, ese era el precio que fijó el gobierno por haber albergado en sus aulas la gesta del movimiento que se esparciría por todo México y cimbraría los pilares del autoritarismo priísta.

Para finales de los ochenta, Jorge Carpizo, trataría de reformar la universidad, ya que los recursos del gobierno federal destinados a la UNAM eran insuficientes. Propuso un nuevo régimen de pagos e impuestos a la comunidad universitaria, por lo que muchos estudiantes de escasos recursos no podrían seguir cursando sus materias. Esto fue el inicio de la huelga que comenzó en abril de 1999 y se prolongaría hasta febrero del 2000 con la entrada de la Policía Federal Preventiva (PFP).

Sin embargo, después del hondo bache que sufrió la Universidad con la huelga, se pudo recuperar y demostró que tenía las suficientes propuestas para salir adelante sin necesidad de afectar a su comunidad estudiantil.

La transformación que ha sufrido en este último periodo, se ha marcado por la gran difusión que ha dado a los temas culturales y científicos, abonando en gran medida a la cultura mexicana actual. Actividades que van desde cursos de verano, hasta grupos profesionales de teatro. En cuanto a la actividad científica, basta decir con que la UNAM aporta 1 de cada 3 investigaciones científicas que se hacen en el país, y que todos los premios Nobel que ha tenido México han egresado de la UNAM.

La Universidad Nacional Autónoma de México ha recorrido un largo camino, pero le falta todavía uno más largo por recorrer. El camino que se ha planteado en los últimos años es uno que, sin duda, rendirá muchos frutos para las generaciones futuras, por lo que seguirá marcando en gran medida la vida de México.

 
mvelasquez@yoinfluyo.com

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking