Jamaica, oda a un narcotraficante

Esta semana, Argentina se vistió de azul y blanco para conmemorar los 200 años de su independencia, festejo que dejó ver un poco las divisiones internas en la política.

Mientras tanto, Corea del Norte vuelve a amenazar a los surcoreanos de un posible ataque, lo cual llamó la atención de Estados Unidos.

Ah, y hablando de Robin Hood…

Argentina, de fiesta bicentenaria

La llegada del 2010 significó para Argentina, al igual que para México, la celebración de 200 años de autonomía e independencia. Y fue esta semana cuando más de dos millones de personas salieron a las calles de Buenos Aires para conmemorar la histórica Revolución de Mayo que diera inicio a su proceso independentista.

La noche del miércoles, quinto y último día de fiesta, el Paseo del Bicentenario, ubicado en centro de la capital, fue el escenario del festejo. Ríos de ciudadanos se agolparon en él para disfrutar de los recitales y para ver desfilar a la presidenta, Cristina Fernández, acompañada de sus homólogos de Brasil, Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

La conmemoración se caracterizó por el ambiente democrático y de fraternidad. Bueno, con decir que hasta Manuel Zelaya, presidente depuesto de Honduras, hizo acto de presencia como invitado especial, gracias al apoyo latinoamericano con el que aún cuenta. (Porfirio Lobo, mandatario hondureño, necesita mejores relaciones públicas con sus compañeros continentales).

Y fue precisamente el tema de la unión latinoamericana el que salió a la superficie constantemente en las declaraciones que la presidente argentina ofreciera desde la Casa Rosada, sede presidencial.

De acuerdo con la mandataria, la presencia de sus compañeros y jefes de Estado es reflejo de la necesidad y del deseo que existe entre ellos de formar un frente común. Según Fernández Kirchner, los países latinoamericanos comparten el “mismo camino”, a pesar de sus diversos matices, culturas e identidades.

“Tenemos distintos orígenes pero sólo un objetivo: que nuestros pueblos tengan más libertad e igualdad”, señaló.

Durante los festejos, la presidenta se concentró en ofrecer una imagen de unión latinoamericana; sin embargo, no hizo lo mismo en lo que respecta a la política interna. Con decir que el vicepresidente argentino, Julio Lobos, ni siquiera fue invitado a la cena de gala que cerró la conmemoración.

Pero eso sí, ahí estaban Hugo Chávez, Sebastián Piñera, Rafael Correa, Inácio Lula da Silva, Evo Morales, Fernando Lugo y José Mujica…

La división política  que reina dentro del gobierno de los Kirchner también se dejó ver durante los festejos del Bicentenario. Sobre todo, durante la ceremonia de reapertura del Teatro Colón, la cual fue presidida por el intendente de la ciudad Mauricio Macri y que no contó con la presencia de la mandataria, ni de ninguno de sus ministros de gobierno.

Aun así, las celebraciones del Bicentenario en Argentina provocaron tanto furor entre las masas de ciudadanos que casi nadie lo notó.

Vuelve a escalar la tensión entre las Coreas

Esta semana, Corea del Norte rompió todo lazo con su vecino Corea del Sur (por millonésima vez) para protestar contra las acusaciones del gobierno de Seúl, el cual asegura que los norcoreanos atacaron deliberadamente uno de sus navíos en marzo pasado.

Corea del Norte niega haber tenido algo que ver con el hundimiento del “Chenoan” (incidente en el cual murieron 46 personas) y anunció que romperá el acuerdo “de no agresión” existente entre ambas naciones, que tiene como objetivo evitar cualquier confrontación militar.

De acuerdo con el jefe del Estado Mayor presidencial de Pyonyang, su país está dispuesto y preparado para atacar a sus vecinos del sur en caso de que a éstos se les ocurra violar la frontera del Mar Amarillo.

El gobierno norcoreano también anunció que expulsará a todo el personal surcoreno que labora en el complejo industrial de Kaesong, ubicado en la línea que separa a ambos países, además de que le prohibirá el acceso de aviones y buques surcoreanos a sus aguas territoriales y espacio aéreo.

Por su parte, Corea del Sur ha iniciado ejercicios anti- submarinos en sus costas occidentales, como respuesta a las nuevas provocaciones de Pyonyang.

Esta nueva ola de tensiones surge a raíz de la publicación de un informe elaborado por expertos internacionales, en el cual se acusó a Corea del Norte de haber lanzado el torpedo que hundió el barco surcoreano.

Dicho dictamen es apoyado por Estados Unidos, principal aliado de Seúl, cuyo gobierno hizo un llamado a la comunidad internacional para ayudar a desaparecer las tensiones entre las dos Coreas y para frenar las amenazas de Pyongyang.

Tras una reunión con el presidente surcoreano, Lee Myung- bak, la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton afirmó que el informe sobre el ataque presenta pruebas irrefutables y calificó el acto de “provocación inaceptable”.

En su gira por Asia, Clinton convocó a la comunidad internacional y en especial a China a responder duramente ante las constantes amenazas de Corea del Norte; sin embargo, Pekín se mostró algo renuente a adoptar una postura radical. Ya sabemos que el gobierno chino prefiere la moderación, el diálogo y la diplomacia.

Narcotraficantes jamaiquinos defienden a su propio héroe

Desde hace tres días, una ola de violencia ha asaltado a la capital jamaiquina, Kingston, lo cual ya ha resultado en 30 muertos y 31 heridos.

El caos comenzó con un operativo antidrogas que el gobierno puso en marcha y que se salió  de control. Y es que la policía no se esperaba que los grupos armados afines al narcotraficante Christopher “Dudus” Coke estuvieran dispuestos a defenderlo tanto.

Dos de los barrios más pobres de la ciudad, West Kingston y Tivoli Gardens, son el escenario  de los enfrentamientos entre la policía y aquéllos que desean evitar la extradición de Coke a Nueva York.

Estados Unidos solicitó la extradición de “Dudus” en agosto 2009; sin embargo no fue sino hasta la semana pasada que el primer ministro jamaicano, Bruce Golding, la aprobó.

El problema radica en que Coke no es un delincuente como cualquier otro. Este narcotraficante de 42 años es hijo de Lester Lloyd Coke, el que fuera líder de la banda Showe Posse, supuesta responsable de la muerte de cientos de personas durante las guerras de cocaína de la década de los 80.

Y no sólo eso. Coke es de ese tipo de líderes de la droga, tan comunes en zonas necesitadas, que hacen por su comunidad lo que los gobiernos olvidan o no tienen los recursos necesarios para hacer, y eso es aportar dinero para mejorar la calidad de vida.

Este narcotraficante es considerado un héroe en Tivoli Gardens, debido a su “carácter generoso” y a que se la pasa dando dinero a las familias para que los niños puedan ir a la escuela y para que no les falte alimento o ropa. De hecho se le conoce como el “Robin Hood” de Jamaica.

Así es. Mientras Inglaterra tiene al verdadero “Robin Hood”, California al “Zorro”, México a “Chucho el roto” y Estados Unidos a Russell Crowe, Jamaica tiene a… “Dudus”. Qué alivio.

 
joliva@yoinfluyo.com
{mos_fb_discuss:13}
( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking