Huerta, de los elogios a la traición

Cuando oímos el nombre de Victoriano Huerta inmediatamente lo asociamos con la Decena Trágica o con la palabra traición, pues es bien sabido que Huerta lideró a un grupo de sublevados para levantarse en contra del gobierno de Madero y así quedarse como presidente.

Pero lamentablemente nuestros conocimientos sobre Victoriano Huerta suelen quedarse en que fue un traidor o usurpador y no sabemos más; solemos conocer el acto por el que fue reconocido y no miramos su pasado ni su entorno, quedándonos con una idea sumamente pobre.

Por ello, en esta ocasión te presentamos algunos datos sobre este personaje que nos demuestran que humano de quien pasara a la historia como traidor.

Fue hijo de padres huicholes, lo que lo convertiría en el tercer presidente mexicano de ascendencia indígena. Desde pequeño aprendió a leer y escribir, siendo un caso raro, pues no se acostumbraba que los hijos de indígenas fueran a la escuela.

Cuando tenía quince años, el general Donato Guerra visitó su ciudad natal y expresó su deseo de contratar a un secretario particular. Huerta se ofreció como voluntario y, como recompensa a sus servicios y a la gran inteligencia mostrada, se le recomendó y concedió una beca para estudiar en el Colegio Militar.

Incluso el presidente Benito Juárez durante una visita al Colegio lo elogió y hasta podría decirse que se sintió identificado con Huerta, pues le manifestó que: “De los indios que se educan como usted, la patria espera mucho”.

Salió del Colegio Militar con el grado de teniente, y años más tarde combatió contra los yaquis en Sonora, y en 1902 contra los mayas en Yucatán y Quintana Roo.

Se casó con Emilia Águila, siendo ella 10 años menor que él. Se cree que esto lo hizo por despecho, pues Huerta estaba sumamente enamorado de Mercedes Águila, hermana de la que fuera su esposa. Aquella mujer había contraído nupcias un año antes con Joaquín Maas Flores, quien se convertiría en compadre de Huerta y en gobernador de Puebla durante el mandato de este último.

Dentro de su matriminio procreó a 13 hijos, aunque eran sabidas las frecuentes borracheras del general y sus amoríos con muchas mujeres, llegando incluso a acosar a varias de ellas.

Durante muchos años sirvió al Estado Mayor, en especial a Porfirio Díaz, quien nunca confió totalmente en él, y con justa razón, pues cuando Díaz fue exiliado, Huerta estuvo a cargo de escoltarlo hasta Veracruz.

Cuando murieron Madero y Pino Suárez, justificó sus muertes con la versión oficial de que ambos políticos habían perdido la vida a consecuencia de los disparos cruzados entre las fuerzas que les custodiaban y unos desconocidos que intentaban liberarles.

Durante su mandato se acuñaron las famosas monedas “Muera Huerta”, y todo aquél que fuera encontrado con alguna de ellas era mandado fusilar.

Cuando la sublevación contra su gobierno lo venció, se exilió en Barcelona y conspiró con el ejército alemán para regresar al poder, aunque nunca lo logró.

Sin lugar a dudas no podemos justificar su mal comportamiento ni las muertes que causó, pero sí debemos entender y conocer a nuestros personajes para así entender su actuar y la forma cómo forjaron nuestro país.

 
ctinajero@yoinfluyo.com
{mos_fb_discuss:13}
( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking